[review] Fen – The Dead Light, música de calidad que vuelve a sus dos primeros lanzamientos

Por Jose A. Luna

Grungyn – Bajo, voz
Havenless – Batería
The Watcher – Voz, guitarra, sintetizadores

1. Witness
2. The Dead Light Part 1
3. The Dead Light Part 2
4. Nebula
5. Labyrinthine Echoes
6. Breath of Void
7. Exsanguination
8. Rendered in Onyx

Se dice que Fen explora en este álbum la belleza que viene de la destrucción, y con Agalloch ya fuera del mapa para muchos son de los pocos que quedan defendiendo la bandera de este particular estilo. Con esa mezcla de black metal y trazos de shoegaze también están muy cerca de Alcest, y quizás sea eso lo que haga que aunque me guste mucho lo que hacen no deje de meterlos en una segunda línea en cuanto a todo lo publicado en 2019.

No es que “The Dead Light” sea un disco malo, pero sí que parece un Frankestein de todas las influencias que han ido recogido por el camino. Tampoco es que haya tantas bandas que practiquen un black metal atmosférico tan sentimental como el suyo, y por eso las comparaciones son tan odiosas como inevitables. Este álbum se presenta como una versión más simplificada de lo que nos han mostrado antes, como si quisiesen acercase aún más a las raíces de la mezcla de post, black y shoegaze que predominó en sus dos primeros trabajos, y en donde al igual que aquí la música fluía de manera mucho más natural, con mucho más espacio.

En estas canciones está claro que el hilo conductor es siempre una melodía rítmica de guitarra, que aunque la música tienda a tirar por terrenos más progresivos hace que no se salga de los límites ni que apresure un clímax que tarda en llegar. Voces limpias y riffs en cascada que van cayendo en capas y en armonía sin prisa ninguna. Es ese feeling doom que no intenta forzar nada lo que hace que el trabajo duro de Fen salga a flote, que hace que sus canciones más rápidas y agresivas tengan sentido.

Sexto disco en 15 años y buscando hacer lo que ya hicieron Enslaved en su momento pero “a la inglesa”, Fen han hecho de “The Dead Light” un disco en donde todo encaja, principalmente esas líneas de bajo y esa batería que parece tocarse sin esfuerzo. En un mundo donde el resto de bandas de post black metal no existiesen, Fen serían reyes.