[review] For I Am King – Daemons

Por Iñigo Dominguez Diaz

Alma – voces
Jaap – batería
Wouter – guitarras
Jurgen – guitarras
Jasper – bajo

Black Death
Breathe The Fire
Lost In Divinity
The Crone
Tantalus
Interlude
Hades
Des-Troy
Faust
We Must Obey

Redfield Records

Hace apenas un par de meses por pura intuición en una de mis tardes de rebuscar nueva música en la red, encontré el videoclip de una banda totalmente desconocida para mí, FOR I AM KING. Quedé prendado tanto del video en sí (titulado We All Have Demons) como de la calidad musical de la banda y me lancé al review de lo que eran sus dos canciones más recientes, editadas como single conjunto y que aparentaban ser un adelanto de lo que sería en el futuro el primer LP del grupo.

Pues bien, ese primer lanzamiento ha llegado y estará disponible en breve y para mi sorpresa no hay rastro de esas dos canciones en él lo que ha terminado en dejarlos en forma de material independiente de la banda. Esto no solo en el aspecto comercial sino también en el musical.

Si de FOR I AM KING me enganchó la frescura, la novedad, la buena integración de muchos estilos en uno propio (había death melódico, metalcore, toques progresivos), resulta que Daemons que es así como han nombrado a su primer trabajo, me ha acabado por descolocar un poco. En absoluto en el mal sentido de la palabra, ya que es un disco de gran factura pero que creo podría haber aportado mucho más al género si hubiera seguido la de los anteriores singles.

En cualquier caso esa pérdida de frescura se ha traducido en una solidez aplastante para tratarse del primer LP editado. Está a un nivel altísimo en cuanto a producción y cada detalle está cuidado al máximo, demostrando la banda que tanto que en el aspecto compositivo como en el de ejecución resuelven con solvencia todos y cada uno de los temas.

Tres son los pilares que lo sustentan; el primero la voz de Alma, llamada a ser una de las grandes del género dada su potencia vocal y el amplio rango de voces rasgadas y guturales que puede interpretar. El segundo el excepcional trabajo de ambos hachas que tanto en los riffs como en los solos demuestran lo buenos guitarristas que son.

El trabajo de guitarras está cuidadísimo en todo el álbum alternando entre lo tradicional y lo actual con mucho acierto, suponiendo uno de los puntos a tener en cuenta ya que llevan el peso de muchos temas. Por último las bases rítmicas, muy compactas, son las que le dan un aire más actual a su música, mezclando death, metalcore e incluso ritmos industriales aportando el toque de calidad necesario para ofrecer el buen resultado final.

En cuanto a los temas hay una cierta regularidad dentro de ese alto nivel compositivo antes comentado, rota con cierta asiduidad por momentos brillantes y geniales que o bien vienen por las guitarras o a las voces. Black Death comienza con una intro de piano, de los pocos momentos en el álbum en que escucharemos arreglos, para inmediatamente cargar con todo y destrozarnos a ritmo de death melódico.

Breathe The Fire es un auténtico rompecuellos que los headbangers amarán. Cabalga perfectamente a ritmo de bajo y batería con un toque muy moderno, aderezado por riffs y solos muy en de la época metalera de IN FLAMES. Pasamos a Lost In Divinity dónde Alma recuerda mucho en su forma de cantar a Maurizio Iacono de KATAKLYSM, con lo que el tema se mantiene en ese death melódico con bases rítmicas actualizadas.

A continuación y para romper la dinámica agresiva, nos muestran su faceta más calmada y hasta en cierto punto inocente de The Crone, que es casi un medio tiempo a momentos y tiene unos solos de guitarra calmados y muy bien ejecutados. Volvemos a la tralla con Tantalus, tema rudo y potente dónde el bajo se deja escuchar sin complejo y la voz e Alma luce en todo su esplendor con guitarras que me han recordado un poco a DARK TRANQUILLITY. De nuevo brecha en la dinámica gracias a un interludio guitarrero de un minuto llamado simplemente eso, Interlude, las cosas por su nombre y sin más complicaciones (Just metal, como la misma banda se autodefine). Sigue el homenaje a los infiernos según la mitología griega con Hades, tema con muchos cambios de ritmo dónde Alma de nuevo vuelve a desgañitarse.

Des-Troy pues de nuevo las cosas por su nombre, una canción muy en la línea Breathe The Fire con mucho aire moderno pero con guitarras tradicionales. Viene a continuación una pieza un poco más arriesgada, Faust, y que me hace recordar a sus dos singles anteriores  Daemons, con un comienzo de guitarra con aire progresivo y también con muchos cambios de ritmo, un tema dónde los dos guitarristas despliegan todo su talento en un continuo de riffs y solos. Y el disco termina con We Must Obey que sirve de colofón y cierre final como tema directo, veloz y que cumple perfectamente la misión de dejar con buen sabor de boca.

En resumen, estamos sin duda alguna ante el mejor disco debut de este año 2016 que tiene un sonido altamente cautivador y fresco que puede agradar tanto al público tanto tradicional como ávido de sonidos más actuales.