[review] Gallows – Desolation Sounds

Por Nekrokosmos

1) Mystic Death
2) Desolation Sounds
3) Leviathan Rot
4) Chains
5) Bonfire Season
6) Leather Crown
7) 93/93
8) Death Valley Blue
9) Cease To Exist
10) Swan Song

www.gallows.co.uk/

Si no era claro ya con el adelanto de “Chains” y esos cantos de sirena al principio de la canción, lo dejan evidente en su nueva opera prima en este 2015. Una producción deliciosa (mucho mas pulcra que en anteriores ocasiones) y una duración breve hace que queramos poner el disco una y otra vez.

Gallows lo han hecho bien, y lo han hecho mal ¿Cómo se entiende eso? Pues que su último álbum, “Desolation Sounds” es un muy buen disco, pero no es el disco que todos los fans de la banda estaban esperando ¿O si? Frank Carter dejó un gran legado con “Orchestra Of Wolves” y “Grey Britain” antes de irse, pero también un gran estigma que perseguirá a la banda por siempre: el hardcore punk rabioso que ha seducido a todos. Si bien Wade MacNeil de Alexisonfire contentó y convenció a todos en el anterior álbum homónimo de la banda, ahora cuando las cosas tienden a cambiar un poco es cuando quizás no reciban el favor ni el cariño de los seguidores de la cruz de Lorraine.

¿Tan malo es “Desolation Sounds”? Pues no, ni de cerca. Quitando las típicas canciones que esperas encontrar en un disco de Gallows (“Mystic Death”, “Leviathan Rot”…canciones rabiosas y punzantes) tienes canciones como “Bonfire Season” o “Cease To Exist” donde el acercamiento de Gallows al un acto de rock oscuro es muy evidente, y la jugada les sale bien, porque no se trata de copias de grandes nombres del pasado sino que logran impregnar de su propio aroma a composiciones que ya les gustaría haber compuesto a otras formaciones noventeras.

De seguro te sorprenderá el cambio que han hecho Gallows en este nuevo disco, y si eres de mente abierta puede que hasta termines aceptandolo: donde antes había rabia y desesperación, ahora hay oscuridad y melancolía, hay una especie de arte turbio que se enmascara en medios tempos que simpatizan con una generación que buscan algo mas que el crudo y directo hardcore desnudo. Las guitarras llevan ahora muchas mas florituras, el bajo desciende a una esfera mas sutil pero audible, y la batería descansa en arenas movedizas. Por último la voz de Wade se vuelve quebradiza y mas limpia, quizás donde pueda lucirse mas según su registro (de todas maneras nunca llegó a la brutalidad frágil de Frank).

Si, Gallows siguen teniendo esos dos o tres singles que nos ponen como gorilas, pero el camino que desea llevar la banda sin los hermanos Carter es mas claro ahora: una banda de rock artístico con simbologia y canciones con un sentido mucho mas oculto que no se deja en la superficie. Si no era claro ya con el adelanto de “Chains” y esos cantos de sirena al principio de la canción, lo dejan evidente en su nueva opera prima en este 2015. Una producción deliciosa (mucho mas pulcra que en anteriores ocasiones) y una duración breve hace que queramos poner el disco una y otra vez. Lo lamento por los antiguos fans de la banda, a quienes gozamos con esta nueva era: bienvenidos a una nueva religión.