[review] Green Carnation – Leaves of Yesteryear, pureza intacta

Por José A. Luna

Kjetil Nordhus – voz
Tchort – guitarra
Stein Roger Sordal – bajo
Bjørn Harstad – guitarra
Kenneth Silden – teclados
Jonathan Alejandro Perez – batería

Leaves of Yesteryear
Sentinels
My Dark Reflections of Life and Death
Hounds
Solitude

En la edición del año pasado del Prognosis en Holanda tuve la oportunidad de ver a Green Carnation en directo, y ya en esa ocasión habían estrenado un nuevo tema de éste su primer álbum en 14 años (puedes leer nuestra review de su actuación en este enlace ) . “Leaves Of Yesteryear” es un triunfante paso adelante para la banda, y sin embargo también es una mirada clara al pasado. Con algunas de las canciones más fuertes de la banda hasta la fecha, Green Carnation captura una vez más la imaginación de la que muchos carecen en este género.

Para muchos fue en 2001 cuando alcanzaron su pico, con la publicación de “Light Of Day, Day Of Darkness”, pero este nuevo álbum sin duda merece repetidas escuchas. Quizás el balance perfecto está en que se pasan el mismo tiempo avanzando en su música como mirando en retrospectiva a lo que han hecho hasta ahora, incluyendo una regrabación de “My Dark Reflections Of Life And Death” y una versión del “Solitude” de Black Sabbath. Ahí tenemos “Sentinels”, que brilla con su coro masivo y su enfoque profundamente emocional, o la elegante poesía de “Hounds” que demuestra aún más que los noruegos siguen siendo una de las mejores bandas de metal progresivo del mundo, aunque Green Carnation hayan sido siempre una banda que ha ido más allá de etiquetas. La voz de Kjetil Nordhus está más potente y desarrollada que nunca, y las composiciones que han tenido más tiempo para germinar que antes también parecen aún más complejas. Hay una sensación palpable de excelencia cuando la banda comienza a revelar la amplitud de lo que han creado, y a veces es mucho material que asimilar de una sola estacada.

Estaba claro que con un nombre como “Leaves Of Yesteryear” tendría tendencia a la nostalgia. La nueva versión de “My Dark Reflections Of Life And Death” es en algunos aspectos mejor que la original, y es que el trabajo de producción de Endre Kirkesola (Abbath) es realmente excelente. Permite que la banda brille de una manera que nunca antes han tenido, cada uno de los registros de sus muchas capas encuentra nueva vida en lo que evoca. “Solitude” es una de las canciones más extrañas del período clásico de Sabbath, y sin embargo funciona a la perfección en manos de Green Carnation, como una nana previa a las aventuras que vienen más adelante.

El metal progresivo es a menudo un género que se pierde dentro de sí mismo, con canciones que se miran el ombligo y terminan por aburrir. Este álbum es un verdadero tour de force para la banda, donde hay muchos detalles donde perderse. Queda claro que Green Carnation busca avanzar a pesar de los fantasmas del pasado. Este quinto álbum cambia el juego, principalmente en un sentido auditivo ya que en lugar de agonía y tristeza, en cierto modo, parece que la tragedia es el presentimiento fundamental que proviene de los orígenes de la banda. La mayoría de las canciones en “Leaves of Yesteryear” reproducen el mismo humor calamitoso que su referencia anterior, pero de una manera diferente y más sutilmente purificada.

Mientras que sus primeros discos pueden depender de un riff muy distorsionado y ceñudo, aquí hay canciones que utilizan un trabajo de teclado llamativo, voces oscuras y una sección de ritmo vacilante para mostrar una configuración espectral. Así, en la mayoría de los casos una fascinante melodía principal pasa ligeramente del sintetizador plumoso a las guitarras que crean un cenit deseado. Se les puede clasificar como un abanico de emociones desde la agitación hasta la calma con una pureza intacta, que debido a su intensidad necesita más de una escucha pero que consigue su objetivo.