[review] Helloween – Straight Out Of Hell

Por X.F Remorse

FORMACIÓN
Andi Deris – voz
Michael Weikath – guitarra
Sascha Gerstner – guitarra
Markus Grosskopf – bajo
Dani Löble – batería

TRACK LIST

1.Nabataea 07:03
2.World of War 04:56
3.Live Now! 03:10
4.Far from the Stars 04:41
5.Burning Sun 05:33
6.Waiting for the Thunder 03:53
7.Hold Me in Your Arms 05:10
8.Wanna Be God 02:02
9.Straight Out of Hell 04:33
10.Asshole 04:09
11.Years 04:22
12.Make Fire Catch the Fly 04:22
13.Church Breaks Down

DISCOGRÁFICA
Nuclear Blast / Pias Spain

WEB
www.helloween.org

Siento disentir de las expectativas generales suscitadas a partir de los singles ante este nuevo lanzamiento de los powermetaleros alemanes. Que nadie se lleve a engaño: los singles y el video lanzados previamente no son representativos del nivel general del álbum. Si así fuera, si juzgáramos este trabajo sólo por Burning sun, Nabataea y Straight out of hell estaríamos hablando de un discazo mayúsculo. Desgraciadamente no es así. No es bueno ni malo, sino todo lo contrario…para entendernos. Al contrario de casos anteriores (“Ms.God” en el “The legacy” o “As long as I fall” en el “Gambling with the devil”), donde Helloween parecía engañar sacando singles muy inferiores a lo que luego nos encontraríamos en el disco (aunque, también es cierto que “Ms.God” era un tema lamentable pero álbum en el que se encontraba tampoco es que fuera para tirar cohetes), en el caso que nos ocupa los germanos han quemado todos los cartuchos antes de la salida del disco.

Nabataea, a pesar de sus 7 minutos de duración, es muy buen tema de inicio y, aunque se pierde un poco en la parte intermedia y la melodía vocal se parece sospechosamente a la de I live for Your pain (de su disco “The dark ride”), tiene un puente pegadizo y muy buenos riffs. Burning sun, por su lado, quizás sea el mejor tema del compacto, una gran canción que tiene lo mejor de Helloween: velocidad, coros épicos, arreglos orquestales en su justa medida (potencian los momentos álgidos sin llegar al “pastelismo”), buenas melodías….todo lo que se le puede pedir a estos clásicos y bastante más. Y, finalmente, el tema-título es pegadizo, de un estilo más acorde a Gamma Ray que a los propios Helloween pero efectivo.

¿Cuál es el problema, entonces? El problema es que no hay mucho más donde rascar. Las canciones rápidas no tienen sustancia ni inspiración: “Far from the stars” tiene una estrofa calcada a la de “Final fortune” del Gambling with the devil” y un estribillo de grupo powermetalero de segunda división que hacía las delicias de las enormes hordas amantes del género hace 10 años, pero totalmente trasnochado hoy día. “Church breaks down” son 6 minutos al final del disco totalmente prescindibles, y “Years” es la única de las veloces en las que se pueden salvar detalles. Por otro lado, “Live now!” es el típico tema optimista de Helloween herencia de “I want out” sin aportar nada, mientras que “Hold me in Your arms” es una balada insulsa y “Waiting for the thunder” una suerte de “If I could fly” (por los arreglos de piano en el estribillo) pero algo más movidita y bastante menos inspirada.

Con decir que la rareza “Wanna be God”, un tema de dos minutos sólo con timbales y voz es de lo más apreciable del disco (si bien no por su inspiración, que tampoco no es nada del otro mundo, al menos sí porque es una muestra del carácter innovador de esta banda, algo que yo aprecio mucho en ellos y esto sí que no se puede negar), con eso lo digo todo. Con todo, sería injusto no mencionar “Asshole”, un tema que va enganchando con las escuchas. Por otro lado, comentar que es una lástima que no haya incluido “Another shot of life” en la edición normal, ya que hubiera sido uno de los mejores temas del compacto…son de estas cosas que hace Helloween de vez en cuando, capaces de lo mejor y de lo peor.

Así pues, un disco correcto, con tres o cuatro buenos temas pero cuyo excesivo minutaje le resta ya que también abunda el relleno…una pequeña decepción tras el 7 sinners, al que supera por medio punto, pero muy por debajo del Gambling with the devil, discazo injustamente poco valorado pero que bien se encontraría en el top 5 de su discografía.

Para los que ven el vaso medio lleno, este es un disco apreciable y que demuestra que Helloween aún sabe cómo hacer buenos temas en un estilo que ellos inventaron pero que a su vez han sabido darle evolución, adaptándose a la voz de Deris, con variedad de registros dentro del power metal (momentos muy endurecidos y una batería potente aunque de producción algo enmarañada combinados con momentos de más clasicismo y tranquilidad) y con ganas de ir reinventándose pero a la vez sonando a sí mismos. Para los que ven el vaso medio vacío, en cambio, dirán que el Gambling fue un espejismo y que bien se podría considerar a Helloween como una banda acabada tras cinco últimos discos de los cuales cuatro no están ni de largo a la altura de sus clásicos, entre los que convendría ir empezando a incluir el “The dark ride” y el “Better than raw”.