[review] In Flames – I, The Mask…otro paso en falso

Por Nekrokosmos

Anders Fridén – Voz
Björn Gelotte – Guitarra
Niclas Engelin – Guitarra
Bryce Paul Newman – Bajo
Tanner Wayne – Batería

Voices
I, The Mask
Call My Name
I Am Above
Follow Me
(This Is Our) House
We Will Remember
In This Life
Burn
Deep Inside
All the Pain
Stay with Me

Con cada disco de In Flames resurge la esperanza de ver si volverán a hacer algo interesante como la primera parte de su carrera. Muchos ya tiraron la toalla hace tiempo, y es lo mejor que han hecho porque In Flames no van a solucionar nada acelerando sus canciones. No está la inspiración, no está la originalidad, y es que los integrantes que aportaban eso a In Flames han huido del grupo.

El hecho de que los In Flames de los últimos 10 años gusten a toda una nueva generación de fans no da por bueno su nuevo material. Una simple pregunta ¿Cuantas canciones de “Battles” recuerdas? Es así de simple, porque por mucho que Anders Fridén intente defender esta nueva apuesta por la “modernidad” (si por modernidad entendemos desechable), la fea verdad es que da vergüenza ajena mencionarlos como pioneros del death metal melódico cuando bandas como Dark Tranquillity han cambiado su sonido siguiendo un camino mas coherente.

En “I, The Mask” nos quieren sorprender con la supuesta agresividad de singles como “Burn”, acelerando nuestras pulsaciones con esas baterías, pero una vez escuchado el álbum al completo te encuentras con baladas ñoñas como “Stay With Me”, canciones para radiofórmulas como “I Am Above” (que están mas cerca del rock alternativo malo que del metal) o riffs soporíferos como los de “We Will Remember”. Nadie niega a In Flames hacer lo que quieran hacer con su sonido, ni nadie les pide hacer otro “The Jester Race”, pero tampoco hay que esperar que defendamos un resultado pobre en pos de la supuesta diversidad. Soilwork han hecho algo totalmente diferente al death metal melódico y el resultado ha sido increíble.

Que vuelvan a usar al productor Howard Benson nos suena a tropezar con la misma piedra, y es que vuelven a cometer los mismos errores que en “Battles”, por mucho que Ted Jensen intente arreglarlo en la mezcla. Es la manera de componer las canciones, ese intento desesperado por conseguir una melodía pegadiza que sin la distorsión pasaría por una canción de pop, y por aferrarse sin convicción a un sonido mainstream que es comida para hoy y hambre para mañana. No hay nada malo en tirar para lo mainstream en el metal, un buen ejemplo es Metallica, pero hasta ellos en su etapa “Black Album” / “Load” / “Reload” ofrecían calidad a la par que cambio de sonido.

Llega un momento en el que hay que pararse a pensar si no hay otras 200 bandas intentando hacer lo mismo que In Flames con un resultado más auténtico…es entonces cuando ves que te quieren vender gato por liebre, y es que sería mejor haberse cambiado el nombre a intentar colárnosla diciendo que es “una mezcla de su antiguo y nuevo sonido”. Seguiremos disfrutándolos en directo, cuando toquen esas canciones en las que no intenten emular un sonido americano ultra procesado.