[review] In Flames – Siren Charms

Por Nekrokosmos

1. In Plain View
2. Everything’s Gone
3. Paralyzed
4. Through Oblivion
5. With Eyes Wide Open
6. Siren Charms
7. When the World Explodes
8. Rusted Nail
9. Dead Eyes
10. Monsters in the Ballroom
11. Filtered Truth

Me gustaría empezar esta review con un simple: ¿Qué coño le pasa a In Flames? No es que quiera ser duro con Anders y los suyos, pero en realidad creo que lo han conseguido esta vez: han parido un disco totalmente aburrido, incoloro, soso y poco memorable. No es que su declive acabe de empezar ni mucho menos, pero al menos los últimos dos discos de la banda (“A Sense Of Purpose” y “Sounds Of The Playground Fading”) tenían esas dos o tres canciones que te hacían pensar que la banda aun guardaba algo del talento con el cual habían llegado la cúspide del death metal melódico sueco…después de todo ellos eran de Gothenburg, ¿no?

¿Dónde radican los problemas? Todo parece radicar principalmente en la voz, ya que Bjorn y el resto de la banda aun guardan un ápice de decencia en las composiciones instrumentales, pero si la voz ha sido suavizandose paulatinamente entre disco y disco, es ahora donde encuentra un 80% de momentos “limpios” que en lugar de ser interesantes (véase Opeth como ejemplo claro de banda que ha pasado de un sonido extremo a uno mucho mas calmado, con decencia) aburren y no tienen el suficiente gancho como para recordarlos una vez escuchados. ¿Qué pasa? Que Anders Fridén no es un vocalista que destaque por una voz poderosa o talentosa, y queda al desnudo cuando deja de lado los growls por los que es mas conocido (growls que ven poco momentos en “Siren Charms”, y cuando los ven es con un matiz apagado).

Lo de la voz es mas notorio en este álbum por la otra parte que corresponde al grupo: la instrumentación. En el pasado, un background abrasivo y sólido respaldaba una voz débil, pero nos encontramos ante el disco de In Flames que mas pasajes limpios de guitarra contiene en toda su discografía, todo ello sumado a una producción y masterización que comprime al máximo el sonido en bajo y batería que lleva a entregarnos un disco que suena a enlatado, sobre-producido y artificial. Parece ser que la banda ha decidido coger todo lo peor de la producción/mezcla/masterización de los últimos años para intentar sonar a “modernos” cuando en realidad pecan de ilusos: la base real de fans de In Flames está en disco como “Colony” o “Clayman”, y la banda ya ha dicho que no piensan volver a ello.

Nadie les culpa de no intentar volver a repetir sus primeros discos, nadie les culpa de tratar de innovar en otros terrenos, nadie les culpa de dejar de lado los growls o el death metal, pero si les culpamos directamente de no realizar ningún disco decente en mas de 7 años, dejando de lado todas y cada una de las características que les hicieron una banda grande dentro del panorama europeo y mundial. ¿El resultado? Pues que terminas de escuchar “Siren Charms” y no recuerdas ninguna sola canción del álbum. Lamentable para una banda con la que hemos crecido muchos.