[review] Insomnium – Heart Like A Grave, donde sacan oro de la miseria

Por Jose Antonio Luna

Niilo Sevänen – Voz, bajo
Ville Friman – Guitarra, voz
Markus Vanhala – Guitarra
Markus Hirvonen – Batería
Jani Liimatainen – Guitarra, voz

1. Wail Of The North
2. Valediction
3. Neverlast
4. Pale Morning Star
5. And Bells They Toll
6. The Offering
7. Mute Is My Sorrow
8. Twilight Trails
9. Heart Like a Grave
10. Karelia

Dentro del universo de Insomnium, su anterior “Winter´s Gate” fue un disco casi perfecto. Lo fue porque la calidad compositiva y el talento musical en ellos en ese momento fue ejemplar, y también porque nadie se esperaba un disco así. No es porque se hayan apartado de sus raíces de death metal melódico, sino por el paquete en el que venía: una canción de 40 minutos basada en un relato escrito por su vocalista y bajista Niilo Sevänen.

Parecía un suicidio, más aún cuando habían alcanzado cierto éxito comercial con el “Shadows Of The Dying Sun” de 2014, pero para sorpresa de todos (imagino que también para la banda), éste “Winter´s Gate” caló entre sus seguidores y los llevó hasta otro nivel. Superar algo así solo se podría intentar con una segunda parte y otros 40 minutos que continúen la historia, pero por suerte Insomnium han decidido volver a arriesgar y “Heart Like A Grave” vuelve a ser una aventura entre el death metal y el rock más emocional de los finlandeses.

En “Winter´s Gate” consiguieron el balance perfecto entre agresión y melodía, algo que en este lanzamiento profundizan más en el aspecto melancólico al tomar inspiración de las historias más triste del folclore finés, reteniendo en su seno la pura esencia de la tristeza del norte. A muchos les recordará a los momentos más dulces y suaves de Amorphis, gracias al inteligente uso de los teclados, y al igual que sus paisanos han sabido vender bastante bien la melancolía de sus temas.

En cierta manera se les ve más auténticos, en estas canciones parecen más vigorosos y no de plastiquete, y contra todo pronóstico la inclusión del guitarrista Jani Liimatainen (Sonata Arctica) ha añadido más oscuridad a sus composiciones: ha sido parte activa de la composición y eso se deja notar, lo que hace que si antes te gustaban Insomnium ahora los vas a adorar.

Saben que tienen algo bueno entre manos, y canciones como “Pale Morning Star” o “Neverlast” son de las mejores que han escrito nunca, dando un tono épico a todo el álbum, y un balance explosivo para que no decaiga en ningún momento, ni en las canciones lentas cuasi acústicas. Al final del día es como si Borknagar y Sentenced hubiesen tenido un hijo bastardo, que ha aprendido a hacer un disco repleto de singles para cada momento.

Tomemos como ejemplo la final e instrumental “Karelia” o ese intento casi shoegaze que es el principio de “Mute Is My Sorrow” para ver lo versátiles que pueden llegar a ser sin perder su identidad, logrando colar una estructura pop en una banda 100% metal. También una producción como la que llevan arrastrando los últimos 3 discos juega un papel crucial para endulzar estas canciones, y con unas letras pegadizas lo tenemos todo preparado para que las tonadas no dejen de dar vueltas en nuestras cabezas.

La perfección es difícil de alcanzar y hay momentos como “The Offering” que uno hubiese dejado fuera, pero nadie está buscando la perfección en una banda que lo tiene todo para brillar en el futuro. Han logrado sacar oro de la miseria ¿Puede estar a la altura de los intocables del melodeath? Vienen reclamando un sitio, y se lo han ganado a pulso.