[review] Inter Arma – Garbers Days Revisited, la otra cara de la banda

Por José A. Luna

T.J. Childers – Batería
Steven Russell – Guitarra
Trey Dalton – Guitarra
Mike Paparo – Voz
Andrew Lacour – Bajo

01. Scarecrow
02. Southern Man
03. Hard Times
04. March Of The Pigs
05. The Girl Who Lives On Heaven Hill
06. In League With Satan
07. Runnin’ Down A Dream
08. Purple Rain

Siempre es complicado reseñar un disco de versiones, por un lado siempre quieres que la banda no haga una réplica exacta de la canción original sino que la lleve a su terreno, y por el otro están esos grupos que se vuelven tan experimentales con las versiones que terminas por llevarte las manos a la cabeza escuchando lo que han hecho con un “clásico”. En cierta manera la alquimia se consigue buscando no adentrarse mucho en un terreno u otro.

También mucho de ello se deja en manos del conocimiento musical de quien coja estas canciones, de lo mucho que te conozcas los temas originales, y por suerte Inter Arma parecen haber hecho los deberes. Incluso consiguen que su versión de “Southern Man” de Neil Young suene lo suficientemente pesada y extraña como para olvidarnos por un momento de tito Young. En la otra cara nos muestran su rendición sin insultos al clásico “Hard Times” de Cro-Mags, donde no tienen espacio para respirar y todo sale de manera incondicional, igual que con “Runnin’ Down A Dream” en la que pocos retoques añaden a la canción de Tom Petty.

Sin embargo es con canciones como “The Girl Who Lives On Heaven Hill” de Hüsker Dü donde hacen las mayores hazañas, canciones que reciben un destripamiento brutal de ruidos y ganchos que caen en llamas en una espiral de muerte y adoración. Ese vigor se puede sentir también en las piezas inmortales de Nine Inch Nails y Venom que han elegido, donde en lugar de desmantelar los planos eligen darle un pequeño sabor propio a “March Of The Pigs” y “In League With Satan”. Poco a poco te darás cuenta que lo emocional y sensible de “Sulphur English” no aparece aquí, y bien que hacen de distanciarse de su más reciente álbum, aunque algo de ello vemos en la primera “Scarecrow” donde le dan un lavado de cara total al tema de Ministry, y en donde lo machacón y repetitivo de lo industrial ahora tiene un músculo más amenazante.

Otra cosa que han hecho bien es respetar algo tan sagrado como “Purple Rain” y adherirse al guion, jugando con el corazón y dejando que la magia de la canción ponga el resto, además de conseguir un solo de guitarra que es casi como un espejo robusto que da el clímax necesario a la balada. Este disco de versiones más que necesario le da otra perspectiva a la carrera de Inter Arma, que se van haciendo unos imprescindibles dentro de la escena de grupos que no juegan a lo seguro.