[review] Judas Priest – Redeemer Of Souls

Por Nekrokosmos

1. Dragonaut
2. Redeemer of Souls
3. Halls of Valhalla
4. Sword of Damocles
5. March of the Damned
6. Down in Flames
7. Hell & Back
8. Cold Blooded
9. Metalizer
10. Crossfire
11. Secrets of the Dead
12. Battle Cry
13. Beginning of the End
14. Snakebite (Bonus Track)
15. Tears of Blood (Bonus Track)
16. Creatures (Bonus Track)
17. Bring It On (Bonus Track)
18. Never Forget

Hay un problema que puede ser evidente o no para bandas que llevan mas de 20 años al frente de un estilo, liderandolo, y mas aun si se consideran (y los consideran) los dioses del género: vivir a la leyenda y a las espectativas. Es ahi cuando surge la presión de editar discos cada vez mas bueno, ya sea innovando o manteniendose fiel a un estilo. Judas Priest no han hecho ni lo uno ni lo otro, y aunque a mi personalmente me sepa a poco este “Redeemer Of Souls”, tengo que reconocer que no se trata de un mal disco de Rob y los suyos.

¿Por qué no me ha llenado del todo? Porque parece que Judas Priest han decidido jugar demasiado a lo seguro. Si en “Nostradamus” decidieron arriesgarse con el rumbo sonoro del álbum, y el “Epitaph” consolidar su base mas auténtica, en éste “Redeemer Of Souls” simplemente han decidido tirar de cliché y de lo que esa gente que los toma como una banda de heavy metal al uso (la de los grandes himnos como “Painkiller”) espera. No es que éste disco suene a aquel mítico lanzamiento, pero si es una mezcla entre British Steel y el disco mencionado, pero pasado por agua.

Está claro que Halford ya no puede llegar a notas tan altas, pero en el apartado vocal no se puede arriesgar menos que en “Redeemer Of Souls”, y lo mismo tenemos que decir de Scott Travis en la batería, porque si de lineas de batería simples se trata aqui se lleva la palma. El dúo Tipton y Faulkner no lo hacen del todo mal, pero en la primera parte del disco simplemente no llenan la espectativa de un lanzamiento de este calibre. ¿Por qué digo esto? Porque ellos mismos lo plantearon de esa manera: “Queremos demostrar que Judas Priest aun es una banda de heavy metal que puede sobrevivir en 2014”.

Y no lo niego, pueden hacerlo y aun suenan mas auténticos que la generación que los releva, pero no estoy seguro si estos lanzamientos podrán sobrevivir al paso del tiempo como han hecho otros discos suyos que llevamos todos en el corazón. Supongo que solo el tiempo lo dirá, pero canciones como “Halls Of Valhalla” o “March Of The Damned” caren de la chicha necesaria como para despertar en nosotros la llama del orgullo metalero. Muchas composiciones de este disco son bastante buenas, pero se arruinan por falta de detalles en las guitarras, o por una voz no lo suficientemente potente en los momentos donde necesita un “punch”, o por lineas de batería que hasta resultan aburridas. Judas Priest aun lo tienen, aun tienen la bestia dentro, pero quizás para evitar el bochorno han ido a lo seguro y lineal.

https://www.youtube.com/watch?v=sfQPlkzyxpw