[review] Le Temps Du Loup – Cardinal, una montaña rusa de post-nothing

Por Nekrokosmos

1. Zilch 04:26
2. Eulerian 07:23
3. Agartha 05:32
4. Karellen I – Contact 04:11
5. Karellen II – Ascension 07:59
6. Plague Fort 10:07

Álvaro – Batería
Nacho – Bajo
Hannibal – Guitarras

Quizas el halago más grande que se le puede dar a Le Temps Du Loup es que no es una banda más de post rock instrumental que se pierde en la marea de grupos que han surgido en el género en los últimos 5 años. Mientras las otras parecen seguir una especie de manual de como componer un álbum de este palo, los madrileños Le Temps Du Loup crean en “Cardinal” un disco que parece hecho en base a una jam cualquier tarde en su sala de ensayo.

El componer como si se hiciese “sobre la marcha” le da a estas 6 canciones no solo un carácter mas espontáneo sino menos estéril y más orgánico. No parece tan ensayado ni forzado, no está metido con calzador, parece brotar directamente de mentes inquietas que están desesperadas por soltar esos sonidos.

Que mi mención al post rock no te asuste, porque las canciones de “Cardinal” entran muchas veces en el terreno del sludge y el post metal, para luego mutar en gotas de electrónica y pasajes atmosféricos como los de “Agartha”, y aquí llegamos a otro de los puntos que convierten a este disco en algo sólido y palpable: la diversidad y versatilidad pero siempre manteniendo algo de coherencia con lo que se está presentando. Dicho en simples palabras: no te va a aburrir y tampoco te sonará a un popurrí sin sentido, porque aunque Le Temps Du Loup intenten tocar varios palos, siempre lo hacen de manera cohesiva.

Es lo que tiene jugar con la experiencia, y el poder demostrar varias facetas que se pueden apreciar y analizar en una sola canción (tomemos Karellen I y II). Muchas veces es una fuerza de la naturaleza en forma de una bestia de grandes riffs, otras veces es la belleza calma y cinemática que se esconde tras los crescendos, pero siempre en la medida justa para enganchar sin cansar. El que las canciones de “Cardinal” cambien tanto de humor en poco tiempo hace que la experiencia de escuchar el disco sea como una montaña rusa que resuelve de una vez por todas el gran problema de las copias baratas del post-rock azucarado: la repetición infinita carente de emociones fuertes con altos y bajos.

Álvaro y sus baterías no nos dejan tranquilos en los poco más de 38 minutos que dura el álbum, que Le Temps Du Loup quisieron masterizar con el responsable de trabajos como los de Converge o Nails Brad Boatright (previa grabación en los Sandman Studios de Madrid con Carlos Santos), y que deja claro que todas las decisiones que se han tomado sobre “Cardinal” (incluyendo esa preciosa portada) han sido acertadas. Hay muchas cosas grandiosas que apreciar en este álbum, desde la armonía que hay entre guitarra, bajo y batería a la accesibilidad de sus temas sin olvidarse de la técnica.

No intentan demostrar su virtuosismo, le dan a cada trozo de canción lo que necesita, y en eso dotan a sus canciones de un arte al alcance de todos sin sonar snobs. Mucho menos agresivo y nervioso que su anterior “Jauría” de 2014, y aunque suene a cliché: con un sonido más depurado…como si en lugar de refugiarse en la oscuridad y la distorsion prefiriesen sacarlo todo a una luz cegadora.

Lo puedes adquirir en thebravesrecords.tictail.com