[review] Mastodon – Once More ‘Round the Sun

Por Barbara Teruggi

1. Tread Lightly
2. The Motherload
3. High Road
4. Once More ‘Round the Sun
5. Chimes at Midnight
6. Asleep in the Deep (feat. Valient Himself & Ikey Owens)
7. Feast Your Eyes
8. Aunt Lisa (feat. The Coat Hangers & Gary Lindsey)
9. Ember City
10. Halloween
11. Diamond in the Witch House” (feat. Scott Kelly)

Los prodigios de Atlanta siguen creando polémica, o mejor dicho, la gente sigue propiciando la polémica. Desde que publicasen hace unos 3 años ya su LP The Hunter, en el que se podía apreciar un gran giro en su forma de componer, Mastodon han ido coleccionando críticas de lo más diversas en cuanto a su nueva faceta.

De todos modos no he advertido como pasa con otras bandas, que los detractores sean multitud ni mucho menos. Cambio de estilo o no, Mastodon siguen siendo uno de los referentes más grandes del Sludge del sXXI.

Esta vez nos traen bajo el brazo una apuesta muy contundente, que recicla un poco los orígenes de Mastodon (sutilmente), a la vez que se reafirma en su ya no tan nueva dirección. A mi modo de verlo, un disco mucho más redondo que The Hunter, quizás mucho más acertado y acabado de perfilar, un disco que reúne las dos caras de Mastodon a la perfección. Este disco es ni más ni menos que Once more ‘Round The Sun.

Cabe destacar, antes de sumergirnos en el aspecto puramente musical del disco, que la producción estuvo a cargo de ni más ni menos que Nick Raskulinecz, un hombre que ha trabajado con tantos y tan diversos artistas que era totalmente capaz de aportar ese carácter ecléctico a esta nueva entrega del cuarteto de Atlanta. Raskulinecz había trabajado ya con artistas de la talla de Rush, Danzig, Foo Fighters y Alice in Chains entre otros. Evidentemente sin una entrevista de por medio no podemos saber exactamente cuánto peso tuvo su presencia en la producción del disco, pero desde luego el trabajo que sea que haya hecho o que le hayan dejado hacer, fue espectacular.

Once canciones más que suficientes y en la que no me sobra ninguna, con voces mucho más melódicas y participaciones más extensas en las labores vocales de Brann Dailor y Brent Hinds, además de los coros de Bill Kelliher y por supuestísimo la tan reconocible y cálida voz de Troy Sanders. Esta es justo una de las razones por la cual las críticas son tan opuestas, hay a quienes les encanta la presencia dominante de voces melódicas y quienes echan en falta las voces más gritadas.

También hay unas notables colaboraciones en el disco, como la ya habitual visita de Scott Kelly (Neurosis) como colaborador en las voces, lo pudimos apreciar en canciones como “Aqua Dementia”, “Crystal Skull”, “Crack the Skye” y “Spectrelight”, en sus respectivos discos desde el Leviathan hasta este Once More ‘Round the Sun en el cual colabora en la última canción “Diamonds in the Witch House”.
Además también tenemos a Valient Himself haciendo coros y a Ikey Owens en los sintetizadores, el primero no necesita presentación, el segundo es un teclista que ha colaborado con grupos como Mars Volta y también con Jack White, ahora lo hace junto a Valient en “Asleep in the Deep”.

En cuanto a la parte compositiva e instrumental del disco, se denota un buen equilibrio entre los primeros discos de Mastodon y esta exploración hacia nuevos estilos que se adentran más aún al mundo del progresivo y hard rock, o incluso soft rock por momentos, pero sin dejar de lado su cara sludge.

Es en canciones como “Chimes at Midnight” en donde el Leviathan sale a flote para soltar agua e insuflarse de aire para volver a sumergirse a este mar un poco cambiado, un mar espacial en medio de un cinturón de asteroides. Se pueden ver atisbos del viejo Troy en su voz, además de un excelente trabajo no solo de la base rítmica sino una batería galopante que hace avanzar al oyente por este peculiar viaje de un modo contundente, a la vez que semi-suspendido en la nada, desde luego una sensación muy visual y placentera en mi opinión.

Me van a disculpar el desorden en mi análisis, pero he escuchado el disco tantas veces ya que ahora me gusta mezclar las canciones y por supuesto siempre hay aquellas que se ganan el botón de repeat a pulso. Este es el caso de la primera canción del disco, la que abre fuego, y que marca el comienzo de este compendio de canciones una tras otra a cual más atractiva, esta canción es ni más ni menos que “Tread Lightly”.

Es un mid tempo más bien tirando a épico por la forma que tiene Troy de presentar las líneas vocales y por el crecimiento de las estructuras de la canción, hacia arriba, siempre hacia arriba. A mí lo que me tiene sobremanera atrapada, es más que nada la parte que va desde el medio donde está el previo al solo de guitarra con un Troy acompañado de coros y una especie de recarga de riffs que desembocan en un colofón muy triunfal, con un pequeño solo de guitarra final, sin abusar.

“The Motherload” es una canción muy fresca, muy… efecto birra fresquita en la playa, no sé por qué me viene esta imagen a la cabeza, seguramente será por las voces, pero no puedo escaparme de esta playa, tampoco me apetece, dado que ahora si miro por la ventana en realidad está lo siguiente de nublado y prefiero la imagen de sol y palas.

Tiene ese puntillo hard rock pero a la vez bien acompañado de unos riffs que hacen acordar incluso a la música de la formación de Savannah, Baroness, pero sin perder el toque Mastodon que tan reconocible es en los bridge de la canción, entregado hacia un interludio que otra vez nos transporta al Leviathan o incluso un poquito a Crack The Skye. El solo de guitarra en esta canción es de los mejores del disco, es sencillo, no se sobre complica, pero a veces no hace falta irse por las ramas, menos es más.

En “High Road” no me explayaré, pero quien quiera ver al Mastodon puro, tiene aquí para dar y tomar, los estribillos siempre son el elemento que recuerda la nueva perspectiva de la banda, pero el resto de la canción hace que podamos visualizar al gran mamífero campando a sus anchas por su Eurasia original.

Y así seguimos en este viaje con canciones como “Feast Your Eyes”, “Once More ‘Round the Sun” y “Aunt Lisa” que nos tienen saltando del Leviathan al Crack the Skye, siempre con el hilo conductor de los “nuevos” Mastodon, Lo que da mucha cohesión al disco, en todo momento están diciendo, siempre hemos sido Mastodon, solo que también sabemos hacer otras cosas.

“Ember City” probablemente es una de mis favoritas del disco junto a “Chimes at Midnight”, puesto que es una canción muy completa, lo tiene todo, tiene un buen resumen de lo que es capaz de hacer Mastodon, y que también aporta esa madurez musical que van ganando año tras años, con momentazos tanto en la base rítmica como en la guitarra principal que se manda unos solos tremendos y, otra vez, menos es más, porque duran lo que tienen que durar, provocando ese efecto que te hace imaginarte girando sobre tu propio eje atravesando esa órbita en medio del cinturón de asteroides que mencionaba al principio.

Quizás describir un disco de un modo tan sensorial no sea tan ortodoxo, pero realmente no creo que describir este disco bajo la frialdad de los puros y duros aspectos técnicos sea lo que se merezca este disco. Es un disco que si acaso me transporta a una zona confortable, un disco que me transmite el calor de la música de Mastodon y, por qué no, un mensaje positivo y de progreso, es un disco lleno de buenas vibraciones, con un sonido inmejorable y con una selección de canciones muy acertada. Un disco que abraza al oyente, al momento que “Halloween” me reafirma en esa sensación de calidez y absoluta y mi día solo puede ir a mejor después de escuchar algo tan motivante como este Once More ‘Round the Sun del grandísimo cuarteto de Atlanta.

El disco acaba con broche de oro con la ya mentada colaboración de Scott Kelly en “Diamonds in the Witch House” en una canción que tiene guiños al Leviathan (por supuesto, algo que se ha ido viendo en otras canciones) e incluso me atrevería a decir que un poco al Remission, disco del cual se ve alguna que otra pincelada suelta, muy sutil a lo largo del disco.

Por supuesto ya me estoy restregando las manos con la idea de verlos en directo el 8 de diciembre en Barcelona. Espero veros a todos allí, disfrutando de lo que seguramente será un gran directo, por descontado.