[review] Monster Magnet – Mindfucker, menos experimentaciones y mas puto rock n´roll

Por Nekrokosmos

Dave Wyndorf – Voz
Ed Mundell – Guitarra
Phil Caivano – Guitarra
Jim Baglino – Bajo
Bob Pantella – Batería

01. Rocket Freak
02. Soul
03. Mindfucker
04. I’m God
05. Drowning
06. Ejection
07. Want Some
08. Brainwashed
09. All Day Midnight
10. When The Hammer Comes Down

Puede parecer un poco idiota lo que voy a decir, pero agradezco que Monster Magnet no hayan gozado de un éxito masivo ni en los 90´s ni en la década posterior.

Sí, tuvieron ciertos momentos de gloria, pero el hecho de no convertirse en rockstars de la noche a la mañana ha permitido que David Wyndorf y los suyos hayan podido mantener los pies sobre la tierra…y sobre todo la mente despejada, lejos de presiones y lucha de egos.

Mucho de su gran catálogo también se debe al background de rock clásico de Wyndorf, puesto por muchos fans del Stoner en un altar pero que en realidad se siente más a gusto entre viejos dinosarios del rock n´roll más gamberro que huelen a tabaco y a Detroit. Todo ello y el hecho de que estas canciones se hayan compuesto cuando Donald Trump estaba luchando por ganar las elecciones ha hecho que el proto-punk ácido de Monster Magnet nos vuelva a escupir en la puta cara para dibujarnos una sonrisa.

Por mucho que las letras de Monster Magnet puedan resultar tontas a primera vista, escritas en un lenguaje infantil en muchas ocasiones, no hacen más que atacar varios estereotipos de la sociedad como en la propia “Mindfucker” que da título al disco…y es que si tienes como modelo de vida a las celebridades de la vida moderna tengo que decirte que estás un poco más jodido de lo que pensabas. Agradecemos que Dave se aleja un poco de experimentaciones, y a través del rock/blues/space rock desnuda estos 10 temas a lo más básico para que sea el groove que las rodea lo que dote las canciones de calidez.

Es así como “Soul” o “Rocket Freak” pueden recordarte a Monolithic Baby!, mientras que “Drowning” podría pertenecer a Dopes To Infinity sin que levante sospechas. La voz de Wyndorf sigue tan pasional como siempre, tanto que casi nos olvidamos que tiene ya unos 61 años pero que puede seguir pateando traseros como en esa versión de “Ejection” que regalan para la ocasión. Sin sonar a una simple copia de sí mismos, logran emular una pequeña porción de cada una de las etapas de la banda, arrojando algo de nostalgia y sinceridad a partes iguales.

Incluso nos alegramos que canciones como “Brainwashed” se alejen de progresiones y nos devuelvan por un instante a los Monster Magnet mas simplones y viscerales, como traídos de la tierra de Powertrip para perforar las nubes y acercanos a ese sonido más radiable que tuvieron hace años. Como podemos ver no hay un sonido claro y definitorio en este “Mindfucker”, sino que Monster Magnet deciden disparar en varios sentidos…y todos parecen ser correctos.

Suena agradable al oído una producción muy vintage que se aleja de la psicodelia de Last Patrol y que aunque no presenta nada nuevo bajo el sol, pega un puñetazo en la mesa y deja claro que Monster Magnet todavía pueden disfrutar haciendo canciones de rock para festivales. 30 años son muchos, y una sobredosis es muy jodida de superar, pero aunque suene a cliché esta gente está hecha de otra madera. Hasta el nuevo Jim Baglino parece amoldarse.