[review] Oceans Of Slumber – Starlight And Ash, vuelta a las raíces blues y americana

Por Nekrokosmos

Dobber Beverly – Batería, piano
Cammie Beverly – Voz
Mat V. Aleman – Teclados
Semir Ozerkan – Bajo
Jessie Santos – Guitarra
Alexander Lucian – Guitarra

01. The Waters Rising
02. Hearts of Stone
03. The Lighthouse
04. Red Forest Roads
05. The Hanging Tree
06. Salvation
07. Star Altar
08. The Spring of 21
09. Just a Day
10. House of the Rising Sun
11. The Shipbuilder’s Son

Fue hace solo dos años que pudimos disfrutar del último trabajo de los norteamericanos Oceans Of Slumber. Si antes nos habían sorprendido con un giro hacia el metal de corte más gótico, en esta ocasión Cammie Gilbert y los suyos vuelven al blues contemporáneo y opaco. Dicho esto, es un disco hermoso que nadie debería perderse.

Podría sonar incoherente en su evolución musical y el paso que habían dado hacia algo más “extremo”, pero la emoción cruda que desprenden las canciones de ‘Starlight And Ash’ lo convierten en un disco muy a tener en cuenta si te gustan las melodías vocales elegantes y sureñas. No pierden del todo esa esencia a los primeros Tiamat y My Dying Bride, la agonía sigue allí, pero se asimila a través de otras texturas que arrastran este quinto álbum de vuelta a la americana y la música de raíz.

Estos contrastes entre el pasado y el presente de Oceans Of Slumber son principalmente notorios en canciones como “Red Forest Roads” y “The Lighthouse”, llenas de poesía y con un pie en el blues mientras el otro está en los arreglos más contemporáneos que los llenan de poesía. La pesadez del metal sigue presente en este disco, pero en lugar de ser un factor definitivo es más un añadido que hace que eso que antes los convertía en algo bombástico, ahora sea mucho más íntimo y auténtico.

Solo hace falta ver ese acercamiento al post rock con “Salvation”, la amenazadora “The Hanging Tree”, o el doom de ensueño de “Star Altar” que llevan su sonido a algo más potente sin tener que aprovecharse de la distorsión y el ruido apabullante. En este proceso la oruga que venían siendo en los cuatro discos anteriores por fin despliega sus alas en una maravillosa mariposa que sigue surcando nuevos territorios sin olvidarse de su pasado. Es esa exquisita dinámica en su música la que nos arrastra a ellos una y otra vez.