[review] Pallbearer – Mind Burns Alive, el suave alejamiento del doom

Por Nekrokosmos

Brett Campbell – Voz, guitarra, sintetizadores
Joseph D. Rowland – Bajo, voz
Devin Holt – Guitarra, coros
Mark Lierly – Batería

01. Where The Light Fades
02. Mind Burns Alive
03. Signals
04. Endless Place
05. Daybreak
06. With Disease

‘Mind Burns Alive’, el quinto álbum de estudio de Pallbearer, marca una evolución significativa en el sonido de la banda, mostrando su voluntad de experimentar más allá de las limitaciones tradicionales del doom metal. Lanzado a través de Nuclear Blast, el álbum presenta una mezcla de los riffs pesados ​​y melancólicos marca de la casa, con una variedad de nuevas influencias que incluyen elementos progresivos, sintetizadores e incluso jazz.

El álbum se abre con “Where The Light Fades”, que marca el tono con limpias introducciones de guitarra y un uso sustancial de efectos. Esta canción, junto con otras como “Signals” y “Daybreak”, demuestra la habilidad de la banda para crear paisajes sonoros expansivos que combinan momentos más suaves e introspectivos con crescendos poderosos y emocionales. Estas canciones incorporan elementos como reverberación, efectos corales y silencios estratégicos que realzan el impacto general de la música.

Es bastante palpable el alejamiento del sonido doom más pesado y tradicional que contenían los anteriores trabajos de Pallbearer. En ‘Mind Burns Alive’ presentan pasajes más limpios y una preparación estructurada desde introducciones tranquilas hasta conclusiones más pesadas y distorsionadas. Este cambio de estilo es evidente en temas como “Endless Place”, que incluye un sorprendente solo de saxofón, y el más cercano “With Disease”, que es uno de los temas más pesados ​​del álbum y que nos devuelve momentaneamente a su pasado más centrado en el doom.

Temáticamente, el álbum profundiza en asuntos personales y emocionales, tocando sentimientos de soledad, aislamiento y temor existencial. El contenido lírico se entrega con una sinceridad y crudeza que se alinea con el rango dinámico de la música, desde delicados momentos acústicos hasta picos atronadores y cargados de distorsión. Puede que haya sentimientos encontrados sobre el cambio de la banda hacia un sonido más suave y accesible, argumentados en que si bien el álbum contiene momentos de brillantez, puede no satisfacer completamente a aquellos que prefirieron las composiciones más pesadas y complejas de sus anteriores trabajos​.

Lo más normal, siendo fan de Pallbearer, es que este disco no entre a la primera. Con una cuarta o quinta escucha empieza a enamorar y empezamos a verlos como el doom hermoso y aplastante que es, con un Brett Campbell desatado compositivamente, aferrándose a una influencia noventera del rock alternativo que nos hace sentir muy cerca de casa.