[review] Refused – Freedom

Por Nekrokosmos

01 Elektra
02 Old Friends / New War
03 Dawkins Christ
04 Françafrique
05 Thought Is Blood
06 War on the Palaces
07 Destroy the Man
08 366
09 Servants of Death
10 Useless Europeans

Dennis Lyxzén — Voz
David Sandström — Batería
Kristofer Steen — guitarra
Magnus Flagge — Bajo

La pregunta que deberíamos hacernos realmente es ¿Qué esperábamos de Refused? Si, todos tenemos en mente ese “The Shape Of Punk To Come” que tanto revolucionó a finales de los 90´s, pero preguntemosnos ¿Por qué causó tanto revuelo en primer lugar? Por ser algo diferente ¿Y repetir el mismo disco no sería mas de lo mismo? Pues sí. Nada, ya te he solucionado el misterio mas oculto de la vida: NO es el disco de Refused que esperabas. Aclarado esto solo tengo que decirte que después de tanto tiempo esperando un nuevo álbum suyo, y sin ninguna expectativa por un gran hit, hay que reconocer que se trata de un buen disco. No un clásico, pero si un buen disco.

Otra de las cosas que la gente jamás entendió de Refused es que nunca grabaron nada para agradar a la prensa o agradar a sus fans, y al contrario todo lo que tienen editado es justamente para cabrear a la gente (y con “Freedom” y singles como “Françafrique” créeme que lo logran). ¿Otro dato curioso? Aquellos que los acusaron de venderse al volver a los escenarios en 2012, y que los critican aún mas al editar este nuevo trabajo…a toda esa gente: ¿Sabías que Refused en sus “buenos tiempos” tocaban para 50 personas en sótanos perdidos de Europa? Si alguna vez alguno tiene una banda espero que su aspiración mínima sea poder llegar a la mayor cantidad de gente posible…aunque sea para cabrearlos. Reafirmado: El hype sobre los escandinavos ya fue post-mortem.

Aclarados estos puntos: “Freedom” no va a terminar de convencerte. Tampoco me convenció a mi, y si es cierto que tiene la suficiente experimentación (“Thought Is Blood”, “Old Friends / New War”) como para que los reconozcamos de su etapa noventera, no tiene un material lo suficientemente enganchante como para entrar en una lista de mejores discos de 2015. Quizás haya sido un fallo haber elegido un productor afamado en el mundo del pop, o que dos de sus canciones hayan sido compuestas por Shellback, o simplemente haber escrito unas letras algo repetitivas y poco inspiradas. Sea como sea no es el discazo que se esperaba de unas leyendas, pero tampoco lo suficientemente malo como para manchar un legado forjado a base de influenciar a toda una generación.

Si ya los primeros singles apuntaban mas a The International Noise Conspiracy, el resto del disco tiene una base Refused pero también ciertos intentos de rock alternativo algo descafeinado, que si abren un nuevo sendero para el grupo, pero que necesitan de mas abruptos para movernos del sofá. ¿La buena noticia? Refused no han grabado el mismo disco dos veces, y era muy difícil tener el golpe de genialidad dos veces en una misma carrera musical. Comprobaremos en el Resurrection Fest que tan defienden estas nuevas canciones en directo.