[review] Revamp – Wild Card

Line-up

Arjan Rijnen – guitarras
Jord Otto – guitarras
Floor Jansen – voces
Matthias Landes – batería
Henk Vonk – bajo
Ruben Wijga – Teclados

The Anatomy of a Nervous Breakdown: On the Sideline
The Anatomy of a Nervous Breakdown: The Limbic System
Wild Card
Precibus
Nothing
The Anatomy of a Nervous Breakdown: Neurasthenia
Distorted Lullabies
Amendatory
I Can Become
Misery’s No Crime
Wolf and Dog
Sins (Bonus)

www.revampmusic.com

Nuclear Blast

Desde que hace cuatro o cinco años los aclamados AFTER FOREVER desaparecieran del mapa, creo que todos nos hicimos la misma pregunta: qué acabará siendo de la excelente vocalista y una de los iconos femeninos del metal, Floor Jansen?

La respuesta vino primero con la formación de su propia banda REVAMP, y más tarde su sorprendente entrada a NIGHTWISH como vocalista de directo, no tanto porque no fuera una candidata válida, si no por las formas y por lo fulminante de la decisión de los finlandeses.

El caso es que de ese primer trabajo homónimo de REVAMP pocos se acuerdan, y en parte no es de extrañar, porque salvo su presencia a las voces, poco destacable hay que mencionar. Fue una especie de intento de continuidad en la escena, fuera cual fuera el precio que había que pagar y el resultado de ese trabajo tiene la calidad justa para considerarse aceptable.

Por suerte y tal vez gracias a estar más activa con NIGHTWISH, Floor ha parido una segunda parte de su proyecto personal mucho mejor que la anterior y que merece colocarse como una de las sorpresas del año, ya que el salto cualitativo dado a nivel compositivo ha sido tremendo.

En su anterior cita con el estudio, Floor no acababa de sacarle partido a todo su rango vocal, que con permiso de Tarja, Sharon, Simone y demás divas metaleras, la convierten en la mejor vocalista del metal con diferencia. La razón, simple: no se limita a voces líricas y melódicas, suaves y apacibles, además de eso despliega una vena rockera tradicional a lo Doro, voces más graves, que hace que pueda atacar cualquier estilo del metal que no solo el gótico-sinfónico, en el que generalmente se mueven ella y todas las anteriormente citadas.

En cuanto a nivel musical, los miembros que se asociaron a ella desde el primer momento, siguen formando parte de ella, por lo que esto ha influido claramente a lo hora de formar un grupo compacto que al final ha contribuido a una mejor composición y elaboración de los temas que en el anterior trabajo. El resultado ha sido aplastante consolidando una idea en mente, pero no ejecutada al cien por cien en el momento final. La producción de “Wild Card” es infinitamente superior y eso se nota en la gran cantidad de arreglos orquestales y corales que la anterior vez eran como adornos de Navidad mal colocados en el árbol.

Tema a tema, “Wild Card” comienza con “The Anatomy of a Nervous Breakdown: On the Sideline” típica entrada corta y directa, sin arreglos orquestales, con partes que recuerdan al metalcore, sin grandes alardes musicales pero efectiva y no muy representativa de la línea general del álbum.

El concepto, basado en experiencias propias de la vida personal de Floor continúa en la siguiente canción “The Anatomy of a Nervous Breakdown: The Limbic System” en una misma línea compositiva, con regusto moderno pero al ser un tema un poco más complejo incluye partes más melódicas recordando a la última etapa de AFTER FOREVER. “Wild Card” tiene toque progresivo, mucho en los teclados y más en las guitarras.

“Precibus” comienza con unos teclados en plan futurista, también en onda progresiva, para introducir la faceta lírica de Floor (nada que envidiar a las maestras del género), es un medio tiempo muy efectivo con un estribillo de los que se quedan en la cabeza, canción con la mayor influencia del metal gótico de todas. “Nothing” continua en la línea del medio tiempo aunque este tema está menos trabajado que el anterior y no pasa de un aprobado justo.

“The Anatomy of a Nervous Breakdown: Neurasthenia” contiene la primera colaboración de lujo del álbum, ya que cuenta con la aparición de duelo vocal con Floor (ella se sale en este tema) de Devin Townsend. Es uno de los temas más duros, también de los mejores que contiene “Wild Card” con mucho toque moderno en el estribillo y me recuerda un poco a LACUNA COIL. “Distorted Lullabies” da un respiro, comenzando con una melodía de piano, pero que poco a poco se van dando cambios de ritmo, del piano a las baterías rápidas, teniendo una parte final con elementos sinfónicos y coros que recuerdan mucho a NIGHTWISH (algo debe habérsele pegado de girar con ellos), es otro de los destacables. “Amendatory” recuerda mucho a la etapa inicial de AFTER FOREVER, puro metal gótico con grandes coros, otro de los grandes activos del disco.

“I Can Become” tiene un comienzo muy powermetalero, pero pronto dominan los aires modernos sobre todo en las guitarras. Por cierto es algo de lo que adolece el álbum, unas guitarras un poco mejor trabajadas. Otro tema con aire nostálgico es “Misery’s No Crime” que contiene la otra gran colaboración, la de Mark Jansen de EPICA a la voces y antiguo compañero de Floor en AFTER FOREVER, por lo que el tema no puede sonar a otra cosa, es una vuelta a los tiempos del genial “Decipher”.

El último tema, “Wolf and Dog”, es como una mezcla de todo lo anteriormente comentado, mucho cambio de ritmo, toque moderno en teclados y guitarras, coros en el estribillo y Floor saliéndose en su interpretación. Como bonus en la versión de retail se incluye “Sins” un medio tiempo que bien podría haberse metido en el tracklist oficial dado que calidad no le falta y encontramos otro gran esfuerzo vocal e interpretativo de Floor.

En resumen, que nada tiene que ver esta nueva entrega con la anterior, Floor le ha echado más ganas y se nota en cada canción. Da la impresión de que quiere que esta sea su banda ( de hecho saldrá de gira con KAMELOT) al margen de lo que pueda ocurrir con NIGHTWISH dónde la sombra de Tarja aun es alargada y por muy bien que lo hiciera nunca se libraría de las odiosas comparaciones.