[review] Saille – Eldritch

Vengo siguiendo a Saille desde el lanzamiento de su primer disco, “Irreversible Decay”, y dejenme decirles que pasaron de ser una de las bandas más prometedoras del Black Metal, a ser, para mi al menos, portaestandartes del género en ésta década.

“Eldritch” continúa la tradición de calidad de sus dos predecesores (que formaron parte de mi Top 10 de discos en sus respectivos años), y demuestra una vez más que Saille no defrauda.

Sin embargo, por mucho que “Eldritch” tenga en común con sus ancestros, también tiene vastas diferencias: hay mucho más contraste entre las secciones “groove” casi reminiscentes de bandas como Celtic Frost, y las secciones de blast beat. La producción es, incrieblemente, aún mejor que en discos anteriores y hace posible apreciar al disco como el tren descarrilado que es.

La unica falla que puedo encontrar con el disco, y específicamente con la produccion, es que muchas veces el bajo queda enterrado entre los arreglos y la misma mezcla. Lastimósamente es una situacion que plaga el 99% de los discos de metal extremo. Sin embargo, en las secciones mas mid-tempo, el trabajo en cuatro cuerdas se destaca tanto como sus colegas.

La estrella del disco, sin embargo, es la calidad de las canciones. Un frío viento refrescante en un género que muchas veces se complace con simplemente recrear una formula, “Eldritch” toma aquello que conocemos como black metal y lo lleva al menos un par de años por delante de sus congéneres.

En cuanto a performances, absolutamente todos los instrumentos estan a un nivel que es cláramente de musico profesional, tanto por los arreglos como la ejecución. En arreglos se destaca la guitarra, mientras que ejecucion se destaca la batería (que sinceramente es impresionante, más alla de si uno gusto o no del género… es de admirar).

“Eldritch” es la estrella del Norte para las bandas que se están incorporando al género, y un ejemplo a seguir incluso para veteranos: Innovación, calidad de composición y excelente producción.

Este lanzamiento no solo me sacia la sed de black metal, sino que también me soluciona un problema: ya tengo al menos un disco para mi lista de favoritos del 2014.