[review] Slipknot – We Are Not Your Kind, no su mejor trabajo pero casi

Por Dellaware

Sid Wilson – teclados, tocadiscos
Jim Root – guitarra
Craig “133” Jones – Samplers, teclados
Clown – Percusión
Mick Thomson – Guitarra
Corey Taylor – Voz
Alessandro Venturella – Bajo
Jay Weinberg – Batería

Insert Coin
Unsainted
Birth of the Cruel
Death Because of Death
Nero Forte
Critical Darling
Liar’s Funeral
Red Flag
What’s Next
10 Spiders
11 Orphan
12 My Pain
13 Not Long for This World
14 Solway Firth

Han vuelto a Europa, estuvieron en el Download Madrid y en el Resurrection Fest, pero sin duda alguna ha sido un año muy duro para Slipknot. El drama del despido de su percusionista Chris Fehn acabó en una disputa legal, Corey Taylor se separó de su mujer Stephanie Luby, y el miembro fundador Shawn Crahan sufrió la muerte de su hija. Era inevitable pensar si todas estas tragedias llegarían a afectar al nuevo álbum de la banda “We Are Not Your Kind”.

Por su parte la banda prometía su disco mas oscuro y experimental hasta la fecha, lo que parecen haber conseguido. Desde el principio nos pintan un panorama sombrío con una intro instrumental, y la voz perturbadora de Corey Taylor nos lleva hasta “Unsainted” que ya todos habíamos escuchado hace meses, y que puede que sea la canción más típica de “Slipknot” de todo el álbum. Desde “Duality” o “Wait And Bleed” han creado canciones con pasajes duros que acaban en coros melódicos con una misma estructura compositiva, y este single no escapa de esto.

Empezamos a ver parte de la experimentación en canciones como “Nero Forte”, donde puede que arranquen con riffs “old school” viniendo de los de Iowa y unas voces casi rap, pero es en el coro con un falsetto algo raro donde realmente vemos que el grupo intenta llegar a territorios antes inexplorados para hacer “algo diferente”. El tema “A Liar´s Funeral” sigue ese sendero, pero apoyándose en una intro acústica para conseguir una atmósfera cuasi doom, donde lo lúgubre sobrevuela las máscaras. A estas alturas uno ya se hace una idea de que al menos en esta ocasión el grupo no piensa apostarlo todo a la agresividad.

Si hay algo en lo que realmente se lanzan a la aventura teniendo en cuenta sus anteriores discos es en la electrónica, canciones como “My Pain” o “Spiders” que tienen un sabor casi industrial sin dejar de tener un sonido “comercial” que los catapulte a las radios de rock de EEUU. En piezas como estas es donde casi no reconocemos al grupo, y donde hay que aplaudir su intento de hacer algo diferente, salir de su zona de comfort y no jugar a lo seguro como hicieron en “.5: The Gray Chapter”. Este uso de la electrónica hace que tanto Sid como Craig tengan mucho más peso al formar el sonido de “We Are Not Your Kind”, algo que se deja notar a lo largo de todo el disco a través de varias capas de samplers, teclados, sintetizadores y sobre todo la mesa que estaba casi imperceptible en los últimos 2 álbumes.

Por otro lado, si de algo adolece este esfuerzo es de la percusión. Jay Weinberg hace un trabajo espectacular para hacernos olvidar que Joey Jordison no está en el grupo, pero es el nuevo percusionista (cuyo nombre aún no sabemos) el que no destaca de manera individual. Es posible que la mezcla del disco haya enterrado esta percusión, pero ya en los dos esfuerzos anteriores de Slipknot se dejaba notar un abandono completo en este apartado, algo que lastimosamente continua. ¿Las letras? En su mayoría parecen centrarse en la relación de Corey Taylor con su ex-novia, en su dura relación con la prensa, y con otros encontronazos que le ha deparado la vida en el último año, incluso con amigos y ex-compañeros de banda. Puede que sea otro de los puntos flacos de este disco, ya que lo maduro de su sonido no juega en la misma liga de algunas letras que pueden pecar de infantiles.

“We Are Not Your Kind” no es un disco perfecto, la producción sufre y para algunos tres piezas ambientales como intros pueden sonar totalmente innecesarias, más cuando en el espacio de éstas podría haber entrado la genial “All Out Life”. Lo que si demuestra este disco es que Slipknot siguen teniendo algo de creatividad en sus manos, pero sobre todo que todavía pueden ser relevantes en el mundo del metal moderno. Aventurarse en otros terrenos y tener una composición bastante fuerte en 4 o 5 canciones que pueden ser facilmente singles fijos en el setlist de cada gira hace que se hayan superado en comparación con su anterior lanzamiento. Quizás es pronto para decirlo, pero hoy y por hoy tras 5 escuchas lo podemos posicionar entre los 3 mejores discos de los 6 que tienen en su discografía. El monstruo mediático y de masas en el que se han convertido les obliga a seguir ciertos clichés, pero no se les puede acusar de cobardes.