[review] Soen – Imperial, perfeccionando el momento dulce que viven

Por José A. Luna

Martin López – Batería
Joel Ekelöf – Voz
Lars Enok Åhlund – Teclados, guitara
Oleksii “Zlatoyar” Kobel – Bajo
Cody Ford – Guitarra

01. Lumerian
02. Deceiver
03. Monarch
04. Illusion
05. Antagonist
06. Modesty
07. Dissident
08. Fortune

Cada banda tiene su momento dulce, ese momento donde saben que están en lo más alto tanto a nivel compositivo como a nivel de popularidad, y Soen se encuentran ahora mismo en ese momento.

Su anterior “Lotus” les recogió elogios en todos los medios, y por fin habían conseguido deshacerse de las comparaciones con Tool a base de buenas composiciones. La gira de presentación se vio truncada con la pandemia del covid-19, así que dos años después tenemos lo que todos esperábamos: una continuación natural de lo que habían hecho en “Lotus”.

Si algo no está roto no hay que arreglarlo, eso habrán pensado Soen, y en estos 40 minutos de “Imperial” lo que vamos a escuchar es un refinamiento de “Lotus”. Martin López había dicho que la banda aprovechó su tiempo en confinamiento para trabajar más de 10 horas al día para tener listas estas 8 canciones, y el resultado es una especie de autohomenaje que tiene más que ver con sus recientes trabajos como “Lykaia” que con el pasado de “Cognitive”.

Es por eso que este “Imperial” es un disco breve y bastante disfrutable, sin rodeos ni miradas al pasado, sin intentos de experimentación, directo al grano y con mucha emoción. Joel Ekelöf se encuentra en sus mejores años y la emotividad de su voz choca perfectamente con la agresión de la instrumentación. Sus composiciones siguen siendo meticulosas aunque no se pierden dentro del prog para conseguir ese groove tan característico suyo, pero todo siempre con la elegancia a la que Martin López nos tiene acostumbrados desde Opeth.

Era bastante predecible que hiciesen algo así habiendo pasado tan poco tiempo desde el anterior, más aun después de haber conseguido la alquimia perfecta con canciones pretenciosas pero que tienen gran gancho melódico. Que no te extrañe que en las baladas o medios tiempos de “Imperial” aparezcan melodías similares a “Lotus”, aunque lo arreglan de manera decente con el uso de piezas sinfónicas y de riffs entrecortados que nos vuelven a meter en situación. Si ya te gustaban antes, aquí los vas a adorar.