[review] Space Deer – The Forest, sin trampas y con un desgarro melódico muy resultón

Por Nekrokosmos

Andrés Balas – Guitarra y voz
Carlos Muñoz – Bajo y voz
Robert Paleoca – Batería y voz

March Of The Myers
Ghost Magnet
Desire
Death Arrives In Town
Mindfuzz
The Forest
10 Times
70’s
Dark Of The Night

Como le está pasando ahora al doom, hace unos años el stoner se puso de moda dentro del circuito underground estatal y empezaron a salir bandas de debajo de las piedras. Eso siempre es bueno, pero cuando se abusa de algo se empiezan a ver copias, agotamiento, pero lo peor de todo: falsedad. Es por eso que Space Deer viene como un soplo de aire fresco, de una banda que no inventa nada nuevo pero es honesta y no intenta ser algo que no es.

Y es que hemos visto experimentaciones de todo tipo, pero si lo tuyo es el puro rock n´roll con olor a desierto, el stoner rock en su esencia más básica, este primer LP de los madrileños es lo tuyo. Tengo que reconocer que de primeras, aunque su contenido instrumental “stoner de manual” me encantó, la voz melódica del baterista no terminaba de convencerme. Puede que sea por los prejuicios del tono y tipo de voz que se suelen asociar a este tipo de bandas, pero 4 o 5 vueltas al disco después he terminado por conectar con lo que quieren conseguir en “The Forest”.

Y es que lo suyo no es inventar algo nuevo ni experimentar en exceso sobre lo ya conocido, mucho menos apuntarse a una moda pasajera. Parece ser que todo lo que envuelve a Space Deer en este lanzamiento (sonido, producción, imagen) se nota auténtico en la ética del fuzz rock, y canciones como “Desire” o “70’s” respiran una confianza bastante conseguida para un disco debut. Lo básico, bien ejecutado, resulta muy satisfactorio y aunque tengan la distorsión característica del stoner no dejan de ser piezas del rock más clásico que sigue siendo tan resultón como siempre.

Tomemos por ejemplo la final “Dark Of The Night”, se puede percibir que Space Deer en lugar de hacer canciones centradas en el riff gordo y reiterativo deciden ir construyendo sobre jams que dan la sensación de ser improvisadas, alimentadas por la energía de cada uno de los tres, y que explotarían toda su esencia en el directo.  Este inicio ha sido sensacional, a ver que más está por venir.