[review] Strigoi – Abandon All Faith, más simple y directo pero muy resultón

Por Daniel Martínez

Greg Mackintosh – Guitarra
Chris Casket – Bajo
Waltteri Väyrynen – Batería

01. The Rising Horde
02. Phantoms
03. Nocturnal Vermin
04. Seven Crowns
05. Throne Of Disgrace
06. Carved Into The Skin
07. Parasite
08. Iniquitous Rage
09. Plague Nation
10. Enemies Of God
11. Scorn Of The Father
12. Abandon All Faith

Vallenfyre tenía solo un fin y lo cumplió con creces. Puede que Paradise Lost de alguna manera hayan vuelto por el sendero del death metal, pero su versión del extremo todavía dista bastante de lo que un proyecto como Vallenfyre (o ahora Strigoi) necesita destilar. Unos más crust, otros más d-beat, toda la oscuridad y la rabia que necesitaba sacar fuera Greg Mackintosh tiene aquí un escaparate más apropiado.

Se puede decir que Greg Mackintosh no está contento con muchas cosas en la vida, y de ello nos beneficiamos muchas personas ya que este debut de Strigoi no deja de ser excelente, siguiendo el camino empezado por Vallenfyre pero con un toque mucho más primitivo y directo. Vuelve a contar con Chris Casket (Extreme Noise Terror) al bajo, y para las grabaciones en estudio con el batería Waltteri Väyrynen, pero da la sensación que deja “Abandon All Faith” es que Greg Mackintosh puede ser más él mismo en este lanzamiento y tomar el control al 100% del proyecto.

Hay algo más de industrial en Strigoi, se me antoja más bestia que lo que hacía en Vallenfyre, y de seguro que mete mucho ritmos más d-beat que escupen bilis de manera tenebrosa. La tensión se palpa en todas las canciones, desde la intro “The Rising Horde” uno ya puede estar acojonado, como si te quisiesen amenazar con la intensidad que van a desplegar luego en “Nocturnal Vermin” y “Phantoms”. Ya no estamos hablando de la muerte de un ser querido, hablamos de puro odio tradicional y simplista de la vieja escuela, un death metal más heredero de Suecia que se deja ver muy claro en canciones como “Scorn Of The Father”.

Dicho esto hay que decir que lo más morboso de este debut de Strigoi viene en las partes lentas de las canciones, en temas como “Abandon All Faith” que cierra el círculo y que deja relucir al completo la miseria de Greg Mackintosh en cámara lenta. Buen inicio de Strigoi, que esperamos que pronto vengan a escupirnos a la cara en directo.