[review] Suicide Silence – Suicide Silence

Por Lucas Capeluto

Eddie Hermida – Voz
Chris Garza – Guitarra
Mark Heylmun – Guitarra
Alex Lopez – Batería
Dan Kenny – Bajo

01. Doris
02. Silence
03. Listen
04. Dying In A Red Room
05. Hold Me Up, Hold Me Down
06. Run
07. The Zero
08. Conformity
09. Don’t Be Careful, You Might Hurt Yourself

Los californianos regresan con su quinto disco y envueltos en la polémica por unas declaraciones en donde afirmaban la presencia de “voces limpias” en el disco.

Claro que esto puede no ser nada malo siempre y cuando las canciones les acompañen, la cuestión que se me presenta acabado el disco es ¿Sigue siendo Suicide Silence una banda de deathcore? Por que desde luego si lo buscáis en este disco apenas lo encontrareis.

El album se abre con “Doris” , un tema que ya pudimos escuchar hace unas semanas y la verdad es que sonar bien suena, pero una vez pasado el riff inicial empiezan los problemas y es que la alargada sombra de Slipknot aparece cual nubarrón sobre el quinteto, o si no que alguien me diga que esta canción no parece sacada del Iowa…con mucha menos gracia, pero es que la ejecución de las guitarras y la voz de Eddie Hermida suena a todo menos a Suicide Silence.

La siguiente es “Silence” y de nuevo ese tono caótico me recuerda a algo que ya he escuchado hace años sin presentar mucha personalidad. Entiendo la evolución y la amplitud de miras pero no la burda copia que les lleva a la parodia, porque señores…este tema parece una cara B de Slipknot o Machine Head.

“Listen” es una mezcla de metal y deathcore, como si el grupo aún no quisiera abandonar tan pronto el sonido con el que tantas alegrías nos han dado, pero curiosamente me resulta forzado lo que hace 5 años me resultaba honesto.

Y con el cuarto…si cuarto! tema empieza el espectaculo, a ver, por favor, Ross Robinson tu que has producido a muchos de los mejores grupos de metal moderno de los últimos 20 años ¿No te diste cuenta que “Dying In A Red Room” es una copia descarada de Deftones?  Esos fraseos, las guitarras, como arrastra la voz Eddie queriendo sonar a Chino Moreno…Es que es igual todo, curiosamente es la mejor canción de las cuatro que lleva el disco hasta el momento, pero así no sirve y se pierde la personalidad de la banda.

Las cosas no pueden ir peor hasta que “Hold Me Up, Hold Me Down” nos dibuja un panorama en donde Suicide Silence quieren ser Korn tocando deathcore…y las cosas no les salen bien. Pienso que tanto Mark como Chris Garza son buenos guitarristas pero en este disco han perdido cualquier toque personal que hayan tenido anteriormente.

Y con el séptimo tema llega la sorpresa del disco, o una de ellas, ya que “The Zero” es un ¡¡ Medio Tiempo !! que seguro sacan como single antes o después. El problema no es la canción, lo malo está en que las influencias de Stone Sour o Deftones están demasiado visibles y parece más bien un descarte de estas bandas que un tema de Suicide Silence propio, de nuevo el mismo error que en todo el disco.

Además se amplía el problema cuando empiezan a sonar las notas de “Conformity”, una pseudo balada muy bonita, pero que parece digna de Stone Sour o incluso Five Finger Death Punch (ojo, no tengo nada en contra de estas formaciones, de hecho son gran seguidor, pero Suicide Silence es otro estilo y no este). Claro, se queda uno con cara de tonto ante la impactante falta de personalidad que el disco y el grupo presenta a lo largo de estas nueve canciones.

El disco se cierra a toda pastilla con “Don’t Be Careful You Might Hurt Yourself”, el único tema en donde si podemos ver el deathcore que tan bien se le ha dado hacer a los de Riverside pero que resulta insuficiente para salvar a una de las decepciones de la temporada. Otra vez será.