[review] The Gaslight Anthem – Get Hurt

Por Nekrokosmos

1. Stay Vicious
2. 1,000 Years
3. Get Hurt
4. Stray Paper
5. Helter Skeleton
6. Underneath The Ground
7. Rollin’ And Tumblin’
8. Red Violins
9. Selected Poems
10. Ain’t That A Shame
11. Break Your Heart
12. Dark Places

Lo soltaré de entrada: “Get Hurt” es el peor disco de The Gaslight Anthem hasta la fecha…ya diréis “que tio mas radical”, pero lo cierto es que siendo el peor disco de la banda del señor Fallon, se trata de un gran disco! ¿Qué ha pasado? Que los cuatro anteriores son verdaderas joyas, y luego de “Handwritten” este “Get Hurt” se queda un poco atrás. Para que se hagan una idea: es lo que le pasó a Muse con su último trabajo.

Muchos de nosotros ya estabamos asustados cuando en las entrevistas de promoción del disco la banda anunciaba grandes cambios en cuanto al sonido, con un deseo enorme por reinventarse e innovar ¿Por qué arreglar algo que no está roto? Quizás por las ansias de la banda de desmarcarse de un terreno. Buscaron pistas en los grandes cambios estilísticos de bandas reconocidas como U2 o Pink Floyd, y armados con la producción del inglés Mike Crossey (que ha trabajado con bandas como Artic Monkeys, y cuya mano se nota bastante en este lanzamiento) han hecho un disco totalmente diferente a lo que esperabamos.

Si, siguen teniendo canciones muy buenas, y este “Get Hurt” es justamente eso, una colección de canciones individuales que no están mal, pero como conjunto pierden algo. Sin duda las primeras cuatro canciones del disco (destacando por sobre todo “1000 years”) son un bombazo, y las últimas dos suben el ritmo del álbum, pero la sección intermedia del disco puede resultar algo aburrida en cuanto a tempo, en cuanto a composición, y en cuanto a que las canciones no enganchan tanto como en sus cuatro anteriores discos.

Es lo que tienen los cambios, pero lo que no cambia es que el señor Brian Fallon sigue siendo un letrista de cojones, porque las letras de este disco son realmente para leerlas: sigue obsesionado con el tema de la sangre, pero hay otro tema recurrente ahora y ese parece ser el de las drogas. Un toque oscuro recorre todo el disco, y quizás tenga algo que ver el reciente divorcio de su frontman, pero lo cierto es que aquello da un toque misterioso e interesante al álbum. Las influencias vocales de Fallon se ven también muy marcadas en este disco, en una especie de tributo a Kurt Cobain, Tom Petty y Eddie Vedder.

Dicho lo dicho, puede que se trate del peor disco que nos haya entregado la banda, pero eso viniendo de ellos se trata de un buen disco de rock n roll que ya le gustaría firmar a cualquier banda californiana mas veterana que The Gaslight Anthem. Esperemos que solo sea un affair experimental y en breve puedan volver a brillar como siempre.