[review] The Smashing Pumpkins – Shiny and Oh So Bright, Vol. 1 / LP: No Past. No Future. No Sun. nos muestra a una banda en piloto automático

Por Tabita

Billy Corgan – voz, guitarra, bajo
James Iha – guitarra, bajo, coros
Jimmy Chamberlin – batería
Jeff Schroeder – guitarra

Knights of Malta
Silvery Sometimes (Ghosts)
Travels
Solara
Alienation
Marchin’ On
With Sympathy
Seek and You Shall Destroy

Han sido 18 años llenos de confusión e intriga. No grababan nada juntos desde ese “Machina” del 2000, y desde entonces hemos visto casi de todo: el proyecto Zwan, discos en solitario, reuniones a medias, Chamberlin entrando y saliendo de la banda, y D´arcy negándose a formar parte tanto de la gira como de las grabaciones. Este “Shiny And Oh So Bright” iba a ser un EP originalmente, pero el trabajo de la banda con Rick Rubin fue tan fructífero que decidieron no solo hacer un disco, sino separarlo en más de una pieza. Tras casi dos décadas tenían mucho que decir, juntos.

De estas 8 canciones lo primero que podemos decirte es que atacará más por el frente de lo sentimental que de lo rockero, de esos Smashing Pumpkins que prefieren tocarte el corazón a hacerte saltar como un poseso. Se veía venir en singles como “Silvery Sometimes (Ghosts)”, un disco infusionado de poesía pseudo gótica que tanto nos enamoró en los 90´s y que ahora con el peso muscular de Rubin a los mandos no suena fuera de lugar. Cuando lanzaron “Solara” en verano lograron levantar varias cejas, y es que esa canción representa todo lo que le falta al disco: la rabia rockera llena de angustia que escupe “zeros”. Otro ejemplo perfecto de ello es la canción “Marchin´ On” que nunca termina de convencer, pero Billy Corgan ya lo habrá intuido y por eso hace recaer casi todo el peso de “Shiny And Oh So Bright” en una especie de shoegaze donde quiere que su banda mire al frente y no se ancle en el pasado. Ahi ha estado listo, y es entonces donde Corgan consigue que este disco nos enamore.

Hubiese sido muy ingenuo esperar reunir a estas personas después de tantos años y que la magia surgiese así como así, por mucho productor con gran nombre que haya detrás. Corgan ha conseguido su sueño, está tocando en estadios y apareciendo bastante en TV, sin contar con que su voz ya no aparece atrapada en el fondo del salón sino con la confianza suficiente para ponerse ante miles de personas y abrir su corazón. Y es así como hay que mirar a “Shiny And Oh So Bright” para poder entenderlo y disfrutarlo. Ya no son la banda que fueron, quizás nunca lo consigan ser, pero si nos regalan piezas tan sofisticadas como “With Sympathy” o “Travels” nosotros asentiremos con placer y deleite.

¿El disco menos personal y con menos corazón de la banda? Quizás, porque siendo sinceros James Iha no aporta nada crucial a este disco, y es una vez más (como lo fue en tantos discos) Jimmy Chamberlin quien salva los papeles con la imaginación que le falta al resto de sus dos compañeros (no hablemos del mercenario Jeff Schroeder). “Knights of Malta” sobra en este disco, y falta esa química a la que tanto apelan para vender entradas…pero dicho esto hay que reconocer que es el mejor esfuerzo de Billy Corgan en muchos años. No es un mal disco, es simplemente que The Smashing Pumpkins ya no son lo que eran, ni nunca lo volverán a ser.