[review] Toundra – IV

Por Nekrokosmos

1.Strelka
2.Qarqom
3.Lluvia
4.Belenos
5.Viesca
6.Kitsune
7.MRWING
8.Oro Rojo

Superball Music / Century Media Records

Otro de los grandes éxitos de los madrileños es el de agradar a varios públicos a pesar de provenir de un ambiente algo exclusivo: no tienes que estar totalmente sumergido en el post-rock instrumental para que Toundra toquen la fibra sensible dentro de ti. Son las melodías, ese rasgado en los riffs, esa delicadeza al bajo o esa percusión estremecedora que hace que dentro de tu cerebro se tejan telarañas a universos paralelos en forma de música apasionada. Carlos Santos en la mezcla y Santi Garcia en la masterización han dado en el clavo.

¿Cómo es posible que un grupo instrumental tenga tan éxito en España? ¿Cómo es que ahora a muchos modernos les gusta éste rollo cuando a bandas como Karma To Burn se les ignoraba hace algunos años? Salvando las diferencias entre ambos grupos, y habiendo sido testigos del apabullante show que dieron en el Resurrection Fest 2013 (en realidad, no nos cansaremos de decirlo, y es que fue increíble ver a la gente pedir mas), éste “IV” es otro paso en en la reafirmación de que estamos delante de una banda con todas las de la ley para proclamarse uno de los grupos mas interesantes del post rock patrio.

Hace un disco dejaron de ser promesa para ser una realidad, y quedaba por ver si la salida de su guitarrista Victor García-Tapia del grupo afectaba de alguna manera al sonido. La respuesta es que si lo ha hecho, pero no para mal. Tampoco es que su salida haya sido algo positivo, sino que ha sido un cambio de aires para un banda que guarda en su interior grandes gemas que bajo las direcciones correctas pueden convertirse en un diamante perfectamente pulido y sin fisuras.

Esta nueva aventura de Toundra es un disco conceptual sobre la naturaleza, que cuenta la historia particular de dos zorros (los que se pueden ver en la portada) que escapan del bosque debido a un fuego iniciado por el hombre. Quizás sea lo que menos importe (la historia, que también importa y mucho) ya que la banda siempre ha tenido ese atractivo particular de crear pinturas que pueden ser interpretadas de distintas maneras por diferentes públicos…para quienes no hayan escuchado Toundra anteriormente solo indicarles que cada pieza puede ser un estado de humor diferente, según el oído sobre el cual se posen sus notas.

En “IV” las guitarras vuelven a jugar un rol fundamental en las capas de sonido, pero si tuviese que destacar diferente a los anteriores lanzamientos serían los teclados y los instrumentos de viento, que le brindan una elegancia extra a un material de por si ya exquisito. Ésta apuesta ecológica de 8 piezas tiene toques mas sombríos que en “III”, lanzandose de lleno a un post-rock mas oscuro y agresivo por momentos (imagino que a requerimiento del guión de la historia), con detalles tan sutiles como el sampler de la lluvia cayendo o el cantar de unos pájaros. Es un disco que exige mucho para su total comprensión, que requiere tiempo, pero que invita a volver a darle al play una vez finalizado.

Otro de los grandes éxitos de los madrileños es el de agradar a varios públicos a pesar de provenir de un ambiente algo exclusivo: no tienes que estar totalmente sumergido en el post-rock instrumental para que Toundra toquen la fibra sensible dentro de ti. Son las melodías, ese rasgado en los riffs, esa delicadeza al bajo o esa percusión estremecedora que hace que dentro de tu cerebro se tejan telarañas a universos paralelos en forma de música apasionada. Carlos Santos en la mezcla y Santi Garcia en la masterización han dado en el clavo.