[review] Turbowolf – Two Hands

Por Nekrokosmos

Chris Georgiadis – Voz, sintetizador
Liana Lee Davis – Bajo
Blake Davies – Batería
Andy Gosh – Guitarra

1. Invisible Hand
2. Rabbits Foot
3. Solid Gold
4. American Mirrors
5. Toy Memaha
6. Nine Lives
7. Good Hand
8. MK Ultra
9. Twelve Houses
10. Rich Gift
11. Pale Horse

Spinefarm Records

Y no señores, no es el hype…se trata de una banda de verdad.

Corría marzo de 2013 cuando de pura casualidad mi camino se cruzó con el de unos debutantes Turbowolf, que actuaban de sorpresa (al principio no estaban anunciados en el cartel) como teloneros en la gira de los canadienses Cancer Bats en Londres. El cartel, que se completaba con los también ingleses Brutallity Will Prevail, no les pegaba ni con cola…pero fue pisar el escenario y todas las dudas se disiparon. Su vocalista Chris Georgiadis se desparramaba por el escenario con la fiereza de un chaval de 15 años cabreado, la banda escupía rabia canción tras canción, y no…no hacían hardcore. La cosa es que es muy difícil clasificarlos, algunos dicen que hace una mezcla de punk con psicodelia y rock. Yo lo dejaría simplemente en energético e inclasificable rock.

Su disco debut dio mucho que hablar, tanto que no han parado de salir de gira con él. Ahora tocaba el momento de lanzar el segundo disco, y aquí estamos para hablar de “Two Hands”. Sigue siendo igual de impredecible que su antecesor, siguen teniendo esa chispa incendiaria al igual que hace unos años, sigue siendo totalmente inclasificable y a la vez pegajoso, pero si algo ha cambiado es que se trata de un trabajo mucho mas pulido en producción, y mucho mas cuidado en la composición.

“Two Hands” presenta singles como “Solid Gold” o “Rabbit Foot”, a la par igual de melódicos que en el anterior lanzamiento, pero mucho mas detallistas y centrados en alcanzar el mayor mercado posible dentro de una minoría alocada y poco mainstream ante el ojo público ¿Es malo lo mainstream? No cuando sacas productos tan apetecibles como el segundo álbum de estos ingleses. Las letras siguen siendo un sin sentido, los sintetizadores siguen apareciendo aquí y allá cuando mas le apetezcan a su alocado líder, y las 11 canciones dan un minutaje perfecto para no aburrir pero dejar con ganas de mas.

Lo gracioso es que saltan de género en género logrando sonar a un caos controlado, como si todo fuese espontáneo pero a la vez controlado. Influencias de los 70´s pero con un sonido actual, contradicciones que siguen apareciendo ahora en este “Two Hands” y que de vuelta nos hacen alabar otra banda mas venida desde Reino Unido. Y no señores, no es el hype…se trata de una banda de verdad.