[review] Vallenfyre – Splinters

Por Nekrokosmos

01. Scabs
02. Bereft
03. Instinct Slaughter
04. Odious Bliss
05. Savages Arise
06. Aghast
07. The Wolves of Sin
08. Cattle
09. Dragged to Gehenna
10. Thirst for Extinction
11. Splinters

Greg Mackintosh de Paradise Lost necesita una vía de escape, como todos nosotros. Al morir su padre no tardó mucho en editar “A Fragile King” (disco debut de Vallenfyre) a modo de terapia, y muchos de nosotros disfrutamos de dicha oscuridad y pena en forma de canciones. Aquello no quedó en un solo disco, y ahora vuelven con “Splinters”, para mostrarnos mas cicatrices de la vida de un atormentado guitarrista. Si en Paradise Lost se enfoca mas en sacar a la luz una mezcla de death y gothic metal, en Vallenfyre se focaliza principalmente en una mezcla entre doom y trazos de black metal, siendo este segundo disco mucho mas duro que el primero.

Nada mas arranca el álbum, con “Scabs”/”Bereft”/Instict Slaughter” podemos notar una gran influencia de Hellhammer/Celtic Frost tanto en los parajes sonoros como en las letras, manteniendo interesante el resultado con la ferocidad de los cambios de tempos, y ese ensañamiento en arrastrar riffs (a cual mas pesado) durante minutos. Y al fin y al cabo te atrapa, porque pasa Mackintosh de ser el atormentado músico y hacerte cargar con todos sus sentimientos en una especie de cruz que se arrastra durante las 11 canciones.

La producción esta vez ha dado mas enfoque a lo sombrío de las voces y a lo poderoso de las retumbantes baterías, colocando por detrás un muro de guitarras omnipresentes. ¿La técnica? No encontramos un shredding importante, ni tampoco es que lo echemos de menos, pero hay pequeñas explosiones en forma de interesantes solos como los de “The Wolves Of Sin” o “Aghast” que gracias a su abreviación hacen algo mas digestivo este álbum de pesado y oscuro doom.

Y sin ser un disco conceptual, da la sensación de que se entiende mejor como una pieza completa que como 11 cortes diferentes. “Splinters” tarda mas en procesarse dentro de la mente humana que “A Fragile King”, pero recalca la idea de que la melancolía y el sufrimiento en forma de sentimientos también tienen sonido propio. Mackintosh no se ha repetido ni ha buscado una salida fácil, y “Splinters” gana puntos en ello. Un disco que necesita su espacio para respirar y asentarse completamente.