[review] Volbeat – Rewind, Replay, Rebound…o de como perder tu tiempo con estas 14 canciones

Por Nekrokosmos

Michael Poulsen – Guitarra, voces
Jon Larsen – Batería
Rob Caggiano – Guitarra
Kaspar Boye Larsen – Bajo

01. Last Day Under The Sun
02. Pelvis On Fire
03. Rewind The Exit
04. Die To Live (feat. Neil Fallon)
05. When We Were Kids
06. Sorry Sack of Bones
07. Cloud 9
08. Cheapside Sloggers
09. Maybe I Believe
10. Parasite
11. Leviathan
12. The Awakening of Bonnie Parker
13. The Everlasting
14. 7:24

¿Hueles eso muchacho? Ahhh, es un nuevo disco de Volbeat ¿Recuerdas la etapa 2005 – 2010 cuando todo lo que sacaba el Poulsen iba a misa? Es por eso que da más rabia cuando las expectativas se desinflan, porque sabemos que en esa banda hay potencial para hacer un gran disco y no algo que se olvidará a la semana. Además ¿Hay algo destacable que hayan hecho desde que Rob Caggiano de Anthrax entró a la banda? Ya podrían haber metido a un novato con una Academy que eso sonaría igual. ¿Qué estoy siendo exagerado? Te invito a acompañarme en esta aventura que se llama “Rewind, Replay, Rebound”.

Ya arrancamos mal con “Last Day Under The Sun”, la canción que parecen haber hecho para hacer botar a 50.000 zombies en un Wanda Metropolitano…porque si las composiciones en los últimos dos discos de Volbeat son blanditas, aquí le echan sacarina y besos de unicornio. Exceso de melodía, exceso de retoque en la producción, una mezcla que suena todo lo artificial posible y la actitud menos gamberra de la historia del rock n´roll. La cosa de Volbeat que siempre se ha dicho es que son una banda muy metal para ser rock, y son muy rock para ser metal, algo que siempre se pudo comprobar al ver sus giras y actuaciones en ambos lados del espectro. Sus cuatro primeros discos son bastante más duros que los actuales, pero todavía tenían ese elemento rockero que les evitaba caer en una simple minoría. Tras 2013 deciden olvidarse poco a poco del elemento metal y probar suerte con un sonido mucho más comercial y radiofónico, lo que les hizo perder en calidad pero explotar en popularidad.

Si uno espera que vuelvan a recuperar ese balance entre rock y metal en este “Rewind, Replay, Rebound” lo único que encontrará es una versión aguada de estos daneses. Ya no tienen un pie en cada género, ahora hacen un álbum totalmente rockero al que le falta energía, el falta poder, y aliena a una gran porción de sus fans de toda la vida. No es que la fórmula compositiva haya cambiado mucho en este séptimo álbum, pero han decidido poner la frente los más débiles de sus componentes para hacerles sonar como una versión cómica de Bon Jovi. Ejemplos perfectos los podemos ver en “Paradise” o la última “7:24”. Incluso cuando intentan “innovar” añadiendo piano o saxofón como en “Die To Live” se siente todo tan forzado que acaba estando fuera de lugar…suerte que llega Neil Fallon de Clutch para salvar el día.

Es otra de las cosas graciosas de este disco, que las 2 canciones en la que cuentan con invitados especiales (la ya mencionada participación del vocalista de Clutch, y “Cheapside Sloggers” donde Gary Holt de Slayer/Exodus toca parte de las guitarras) son las mejores y no por Volbeat sino por lo que aportan invitados. Elementos anticuados como monólogos insertados con calzador en baladas del tipo “The Awakening Of Bonnie Parker” y la falta de singles que realmente destaquen como lo hicieron en el pasado “Sad Man´s Tongue”, “A Warrior´s Call” o “Heaven Nor Hell” sepulta este álbum al olvido.

Si eres fan de Volbeat nada de esto te va a sorprender. No han demostrado gran crecimiento o desarrollo a lo largo de su carrera, saben cuál es su sonido y en gran se mantienen en la zona de confort porque les funciona. Le han bajado la agresividad y lo han suavizado para llegar a más gente, pero se han pasado de rosca yendo en esa dirección. Sabemos que seguirán siendo una banda divertida de ver en directo, pero este disco no es divertido de escuchar y hay que decirlo. Ahh sí, la próxima vez pongan menos canciones que se hace tedioso llegar al final cuando sabes que hay mucho relleno.