[review] Yngwie Malmsteen – World On Fire

Por Nekrokosmos

Yngwie Malmsteen – Guitarra, voz
Ralph Ciavolino – Bajo, coros
Mark Ellis – Batería
Nick Marino – Teclados

World On Fire
Sorcery
Abandon
Top Down, Foot Down
Lost In The Machine
Largo – EBM
No Rest For The Wicked
Soldier
Duf 1220
Abandon (Slight Return)
Nacht Musik

Tienen mas razón que un santo aquellos fans del neoclásico que profesan que el último disco de Yngwie Malmsteen que realmente es bueno de principio a fin es el “Perpetual Flame”.

Y es que seamos sinceros: el guitarrista sueco que todos adoramos cometió el fallo de ponerse a cantar en los discos, sin contar el hecho de producir sus propios álbumes, tocarlo todo y ser un pequeño tirano. Ello no echa por tierra un enorme legado que lo ha posicionado en lo más alto del género…pero no solo del pasado vive un artista, y el presente de Yngwie no mejora. Este disco es la prueba de ello.

Éste su décimo noveno disco de estudio se hace simplemente eterno. Es un escaparate para demostrar lo bueno que es en lo suyo (la guitarra), pero también una gran evidencia de su falta de inspiración a la hora de componer buenos temas. De escuchar estas canciones lo que queda en claro es que se le ha dado total prioridad a la guitarra y se ha ignorado por completo el resto de instrumentos, pero por muy bueno que seas a las seis cuerdas, si lo que tocas no tiene alma ni tiene fuego interior simplemente queda como una exhibición gratuita e inútil.

No hay momentos memorables, cada canción parece un corta y pega de shredding al mas puro estilo neo-clásico marca de la casa, lo mismo que ya pasaba con el anterior “Spellbound” de 2012, y es que quizás si los teclados, la batería o el bajo tuviesen algo de carácter (o palabra) en este “World On Fire” las cosas cambiarían un poco…pero claro, no tenemos aquí ni a un Derek Sherinian ni a un Tim Ripper Owens, mucho menos a un Roy Z que pueda guiarle por donde estaría mas acertado a la hora de realizar cambios entre canción y canción.

La mayoría del disco vuelve a ser instrumental, y canciones aceleradas como “Top Down, Foot Down” son Malmsteen al 100%, pero es mas de lo mismo y mas de lo que venimos escuchando décadas. Sabemos que Yngwie puede hacerlo, que puede entregarlo en directo, pero al fin y al cabo acaba sonando en 2016 como un plagio de sí mismo. Ha vuelto a caer en la misma trampa de encargarse de todo él mismo, y en las pocas canciones donde hay una voz (“Soldier”, “Lost In The Machine”) las letras escritas de su puño y letra son simplemente olvidables (además de enterradas bajo el sonido de sus eternos punteos).

Lo cierto es que los fans del artista lo disfrutarán, se venderá bastante bien en el mercado asiático, y estoy seguro que Malmsteen lo pasó genial grabando estas nuevas canciones…pero siendo objetivos hay que reconocer cuando un artista no tiene nada nuevo que decir y simplemente va ahogando de a poco una carrera excelente. Nadie le quitará el trono, y quizás a día de hoy esté mas interesado en el dinero que proveen las giras y los sponsors, pero la calidad de su música a día de hoy queda en entredicho. Grandes destellos como “Abandon” al final del álbum no salvan 45 minutos de música cliché.Nos quedaremos con sus clásicos.

https://www.youtube.com/watch?v=BrDWwAx6WRA