Sepultura – A Lex

Por Morpheus Misfit

SPV / Steamhammer

http://www.sepultura.com.br
http://www.myspace.com/sepultura

Hay una pequeña linea entre lo grande y lo grotesco…muchos discos conceptuales son mas de lo último que nunca llegaran ni siquiera a estar cerca de la linea, y “A-lex”, el nuevo disco de los veteranos brasileños, tampoco se acerca a la linea, asi que escoge tu arma favorita que nos vamos de cacería…Lo bueno empieza en que “A-lex” esta basado en la novela de Anthony Burgess “La Naranja Mecánica” y no en la famosa película de Stanley Kubrick ¿que por qué lo digo? porque el libro contiene todo un capítulo omitido de la película, que trata con el libre albedrío y las decisiones, y es en ello en lo cual mas se empeñan los de Belo Horizonte en su nuevo vástago.

A-lex es quizás el trabajo mas orientado al thrash metal de Sepultura desde Arise, y es que el disco tiene un tipo de intensidad diferente al que vienen cultivando desde la última década: no tiene la densidad de Roots pero si que posee mucha mas velocidad que la que pudimos ver nunca de la mano de Derrick Green…tan crudo como puedes pensarlo, nunca se vuelve plano o básico, esta vez han confeccionado un disco que tiene las cicatrices de un largo planteamiento pero la energía de una creación espontánea.

A-Lex parecería arrancar y parar cada tanto, con un movimiento bastante logrado como el que se puede oir en “A-Lex I” hasta el delirante inicio de “Moloko Mesto”, donde dejan derrumbarse toda la tensión para crear muros y muros de guitarra en solo 2 furiosos minutos, y es este el patrón que construyen Sepultura alrededor del disco, y que creanme que no se vuelve repetitivo (Sepultura mejor que nadie saben arrojan una intro lenta para una canción extrema, y aunque esto se vuelva aburrido en poco tiempo hay formas de mantenerlo fresco)…¿Que te suena de algún sitio? a lo mejor de épocas como las de “Refuse / Resist” donde la música sonaba como si se fuera a ir de las manos de los músicos, girando en delirio, para que en el minuto exacto bajara totalmente de revoluciones y se contuviera. Si, Sepultura a pesar de ser una banda totalmente diferente a la de 15 años atrás, todavía es una fuerza devastadora, y es como si el mismo combo supiera (y lo saben) la presión y el criticismo del público por la ida de los hermanos Cavalera, que deciden no solo vivir de la historia sino empezar a escribirla…porque rendirse a esa critica sería de débiles, y Sepultura aqui tocan como si de ello dependiese la vida de cada uno, especialmente del nuevo baterista Joe Dolabella (es increible, parecería estar entre los brasileños desde el primer dia, sino solo ponte a escuchar el solo de batería de “Sadistic Values”). Por último solo hay que añadir algo sobre la producción: es algo barrosa por momentos, dejando el efecto de que todos los instrumentos estan mezclados entre si, como en el mismo canal sin dejarlos brillar por su individualidad, pero quizás era ese mix crudo el cual querian alcanzar Andreas Kisser y los suyos, una música ruidosa y poderosa, después de todo es metal primitivo con el que tratamos aquí.

En el pasado Sepultura fueron capaces de integrar elementos extraños al metal en su sonido, como la experimentación indígena de Roots, y era mas que obvio que podian dejar pasar la inclusión del glorioso Ludwig Van en este proyecto, lástima que no haya cuajado. A pesar de parecer una unión perfecta, el metal y la música clásica si que han tenidos sus malentendidos en el pasado, y aqui vuelve a pasar. La canción “Ludwig Van” se siente como la eficientemente técnica pero carente persona narcisista del ego rockero (Trans – Siberian Orchesta, cof cof)…si, representa un resbalón dentro de A-lex, pero ¿podrían haberlo hecho mejor? La novena era algo indiscutible, algo que debia estar…Sin embargo la introducción final (A-Lex IV) si que rinde homenaje al matrimonio bastardo entre metal y clásico, como un cruce entre Sepultura y la propia banda sonora de la película de Kubrick. ¿Que hubiese pasado si la novena hubiese tenido el mismo efecto? realmente no importa, porque aunque afecte al disco como una entidad, no elimina el estado en forma de la alineación actual, inclusive dentro del amplio catálogo discográfico. Y es que, señores, no hay tantas bandas en el mundo tan ambiciosas e intensas como Seputura, y “A-lex” consigue vivir al legado…ahora totalmente libre de Cavaleras el grupo no tiene problemas para mantenerse fiel a la visión que los convirtió en una de las mas interesantes bandas de metal….si, lo se, quizás me estoy pasando, y quizás no sean perfectos, pero hay una frescura en “A – lex” que escapa a muchas bandas de su generación… por mi que se cambien de nombre, asi el resto del mundo metalero empezaría a apreciar estas joyas…