Tim Ripper Owens – Play My Game

Por Morpheus Misfit

SPV Records / Pias Music

01. Starting Over
02. Believe
03. The Cover Up
04. Pick Yourself Up
05. It Is Me
06. No Good Goodbyes
07. The World is Blind
08. To Live Again
09. The Light
10. Play My Game
11. Death Race
12. The Shadows Are Alive

Todavia recuerdo como me cabree cuando Iced Earth decidieron darle el puntapié a Ripper porque los fans querian a “Barlow”…pssss…gilipolleces aparte Tim Ripper Owens ya no es conocido como “el tio que reemplazó a Halford en Judas Priest” sino que la tortilla se ha dado la vuelta y ahora es uno de los vocalistas en demanda. Ripper, el solito, ha demostrado ser uno de los vocalistas mas solicitados, sino que se lo pregunten al dios del shred (Yngwie Malmsteen) que lo contrató para cantar en su banda…ya era hora de que el chico comodín demuestre que lo suyo no es facil de emular, y en su primer disco se ha traido a un par de colegas para que lo ayuden.

Cada una de las 12 canciones de “Play My Game” contiene a diferentes artistas…al parecer Ripper miró en las páginas amarillas de viejos rockeros y se ha encontrado con una lista impresionante de artistas de heavy metal, hard rock y música progresiva: Doug Aldrich (WhiteSnake), Billy Sheenan (Mr. Big), Rudy Sarzo (Dio, Ozzy), David Ellefson (Megadeth), Vinny Appice (Heaven and Hell) y Chris Caffery (Savatage). A pesar de que tuvo algo de ayuda a escribir la canción que da título al disco, el resto fueron creaciones suyas, todo esto por primera vez. Estilisticamente hablando, Play My Game sigue una linea de heavy metal y hard rock, pero con una producción moderna. Las guitarras de Bob Kulick al principio de “Starting Over” (vaya título mas sarcástico, no? jajaja) demuestran de que va esto: macarreo y chulismo heavymetalero pero del bueno, y es que Ripper no se anda con rodeos y quiere que juguemos a su juego. Los lametazos de Kulick, su guitarra lider y hasta ese cameo con el flamenco (si señores) recuerdan también bastante a Ozzy. Jeff Loomis de Nevermore hace lo suyo en la canción “The Cover Up”, que con sus letras y sus constantes cambios la convierten en la mejor canción del disco, pero para abrir bien los ojos son los solos en “It is me”. Ya que en realidad estamos hablando del disco en solitario de un vocalista pues tenemos que ofreceros que escucheis la canción “The Shadows are Alive”, donde Ripper consigue el mismo timbre diabólico y doomero que Chris Caffery destila con su guitarra.

Al fin y al cabo el primer disco en solitario de Ripper Owens gana muchos puntos…en la cima esta su voz, constante y de alto rango, con espacio para que todos sus invitados se luzcan…pero también tienen puntos flacos, como canciones de relleno (The Light, Death Race) donde el vocalista no llena las espectativas que se habian creado en torno a él, y como todos sabemos que es un excelente vocalista lo que estabamos esperando es ver como se desempeña como escritor y compositor…en otros proyectos en los que participó quizás no tuvo la oportunidad de demosrar sus habilidades de compositor, pero en este disco en solitario en “ese” aspecto solo llega la aprobado y queda lejos e un John Shaffer o Rob Halford. Quizás el tiempo y otro disco en solitario me quiten de la duda, pero mientras tanto disfruto como un enano con las versiones clásicas que hace con HAIL, jejeje…