Trillium – Alloy

Por Mariano Bacigaluppi

Machine Gun (5:54)
Coward (4:20)
Purge (4:46)
Utter Descension (4:25)
Bow To the Ego (5:03)
Mistaken (4:48)
Scream It (5:43)
Justifiable Casualty (5:45)
Path of Least Resistance (5:02)
Into The Dissonance (4:20)
Slow It Down (4:39)
Love Is An Illusion (3:33)

Miembros
Amanda Somerville – Voces, Coros y Teclados
Sascha Paeth – Guitarra, Bajo, Teclados, Batería
Sander Gommans – Guitarra
Miro – Arreglos y Teclados
Olaf Reitmeier – Guitarra Acústica
Robert Hunecke – Baterí
Simon Oberender – Teclados
Jørn Lande – Voces en “Scream It”

Sello
Frontiers Records
Background Noise

Website
www.amandasomerville.com/

Bajo el botánico nombre de TRILLIUM no se esconde otra cosa que el nuevo proyecto personal de la cantante, compositora y coach vocal americana Amanda Somerville. Conocida principalmente por su trabajo en AVANTASIA, pero lleva a sus espaldas un largo bagaje musical ya sea con sus discos solistas, con su Ópera Rock AINA (donde escribió el concepto, todas las letras y co-escribió la música) y en la infinidad de colaboraciones con bandas como Alter Forever, Epica, Kamelot, Edguy Shaman, Luca Turilli y muchísimas más.

Para la ocasión la blonda vocalista se rodeó de la gente con la que suele trabajar y colaborar casi siempre como son el ex-guitarrista de Heavens Gate Sascha Paeth y el resto del equipo que trabajan a tiempo completo en el estudio del alemán y sin lugar a dudas el resultado descaradamente excelente. Alloy, que así se llama el disco, aunque sus pilares fundamentales se forjan con potentes melodías provenientes del Heavy Metal por suerte hay mucha más diversidad musical y un abanico vocal aportado por la cantante que es realmente sorprendente.

El disco se abre con la penetrante Machine Gun, donde tiene un estribillo bastante incisivo y contundente y el trabajo de las guitarras de Sascha Paeth y el ex-guitarra de Alter Forever Sander Gommans. Es realmente curioso como se van entrelazando la voz principal y los coros realizados por la propia Amanda. Por el ecuador de la canción hay un sugerente y onírico momento donde la vocalista casi susurrante nos dejará a todos asombrados. La segunda de las canciones, la que fuera elegida para ser el primer single, y hasta se ha filmado un video-clip, es Coward. Quizás es la más siniestra y densa pero realmente llama la atención los diferentes terrenos vocales que la cantante transita. Desde la más tenue demostración vocal hasta una aguerrida y violenta interpretación pasando por altos momentos operísticos. Gran aporte terrorífico del teclado y punzantes guitarras.

Purge es la siguiente en sonar, con un cuidado sintetizador que nos abrirá la puerta y la guitarra y la batería conjuntadas. Aunque la atmósfera generalizada de la canción es netamente roquera, por momentos la voz de Amanda se asemeja bastante a la de Annie Lennox. Gran trabajo con el cabalgante doble bombo de Robert Hunecke y superfluo el solo guitarrístico de Sascha Paeth recordándonos a los tiempos del Planet E. de su banda Heavens Gate. En Utter Descension encontraremos a una vocalista más calmada y apaciguada, donde la sencillez y la dulzura reinarán en gran parte de la canción y, una vez más, el solo desde las seis cuerdas será agradecido por nuestros oídos.

El siguiente de los temas, es de los más cañeros y Bow The Ego suena bastante por ejemplo a los comienzos de EPICA ya sea vocalmente hablando o por su desarrollo musical, eso sí, el solo de guitarra nuevamente hace la diferencia. Otro punto asegurado de calidad son los teclados y las aportaciones orquestales de Miro. Mistaken, que será la siguiente en sonar, se manifestará de una forma más roquera. Al principio los teclados marcarán el paso, para después dejarle el protagonismo al contundente bajo tocado también por Sascha Paeth. El estribillo es carne de cañón en cualquier emisora radial comercial porque es realmente pegadizo y se te quedará rebotando en tu cabeza por un buen tiempo.

Scream It pareciera querer engañar un poco a los escuchas. En su primer minuto de vida, no escucharemos otra cosa que sonidos orquestales y un violín solista que nos transportará a otros mundos y quizás a alguna banda sonora, pero desde el primer grito de Jørn Lande sabremos que todo será diferente. Hacen una excelente complementación, una especie de La Bella y la Bestia o El Fantasma de la Ópera, donde los dos vocalistas realizan sencillamente un trabajo encomiable. Una de las grandes canciones de este disco sin duda alguna.

Lo próximo que visitará nuestros oídos será Justifiable Casualty. Canción muy en la onda de Within Temptation, sobre todo en el último tiempo, donde nuevamente la vocalista demuestra una vez más toda su riqueza y abundancia sonora de sus cuerdas vocales. Por la forma en que está estructurado el tema y por los cambios que tiene es mi favorita. El momento en que poco a poco va cogiendo velocidad y el doble bombo se amalgama con la guitarra es realmente magnífico y una auténtica exquisitez para nuestros oídos. Path of Least Resistance tiene un contundente comienzo pero durante toda su extensión se mostrará como un medio-ritmo teniendo como principal interés la voz líder, los coros y los sintetizadores de su ocaso.

Los sintetizadores nos darán la bienvenida en la siguiente canción, Into The Dissonance, y de repente la banda entrará al completo, éstos juntos con la voz de Amanda y los teclados serán los auténticos protagonistas de la misma. Otro tema con cierto aroma Within Temptation o Evanescence. Nuevamente el solo de guitarra, netamente roquero y virtuoso, nos hará agudizar nuestros oídos y nuestros sentidos. A posteriori llegará una de mis favoritas del álbum. Slow It Down es una preciosa, delicada y sentida balada donde la frontwoman llenará cada recoveco del impenetrable silencio con su preciosa y dulce voz. Le acompañará el piano durante toda la canción y el resto de instrumentos entrarán en la parte media. Otra tema que tranquilamente podría emitirse en cualquier radio comercial codeándose con artistas como Anastacia o Adele.

Ya habría finalizado el disco si no fuera por la magia que los Bonus Tracks suelen traernos. Así es que Love Is An Illusion es un pequeño regalo de Amanda Somerville y sus chicos y en absoluto es un tema de relleno o algún descarte, más bien todo lo contrario porque es auténtico rock en clave de medio-tiempo cargado de emotividad y virtuosismo tanto vocal como instrumental. Otra muestra increíble desde las seis cuerdas. Sascha Paeth y Sander Gommans han hecho un trabajo sobresaliente.

Esto es todo amigos, aquí acaba este recomendado disco para todos los amantes de bandas con chicas al frente (After Forever, Within Temptation, Epica, Evanescence, etc.) pero con el plus de una de las mejores vocalistas de los últimos tiempos en este género y arropada de unos músicos con una calidad increíble. Entre Abril y Mayo estarán girando por Europa en compañía de los holandeses DELAIN pero lamentablemente, y una vez más, España se quedará fuera de las giras. Una verdadera pena…