UFO – Best of a Decade

01. The Wild One (5:39)
02. Hard Being Me (3:35)
03. Lights Out (live) (6:17)
04. Saving Me (5:08)
05. Daylight Goes To Town (4:33)
06. Let It Roll (live) (5:05)
07. This Kids (live) (5:06)
08. Heavenly Body (3:52)
09. Helldriver (4:26)
10. Too Hot To Handle (live) (5:16)
11. Mr. Freeze (4:43)
12. Shoot Shoot (live) (5:02)
13. Black And Blue (5:29)
14. Can´t Buy A Thrill (5:14)
15. Baby Blue (4:32)
16. Doctor Doctor (live) (7:06)

INTEGRANTES
Phil Mogg – Voz
Paul Raymond – Teclados, guitarra
Vinnie Moore – Guitarras
Andy Parker – Baterias

SELLO
SPV Steamhammer
Pias Spain

WEB
www.ufo-music.info

Héroes en su día, allá por los 70, los londinenses UFO han producido grandes éxitos en este negocio. Sin embargo no han fabricado canciones clásicas en los últimos diez años como para incluir en un disco de “grandes éxitos”, y es que el disco que nos ocupa reseñar hoy ignora de manera fatal los discos “Covenant” (del 2000) y “Sharks” (del 2002), los cuales fueron grabados con el guitarrista Michael Schenker. ¿Entonces que han hecho? Concentrarse en su etapa Vinnie Moore.

Si este recopilatorio ha sido estructurado para generar interés en la carrera del siglo pasado de UFO, el resultado es algo penoso. De las 16 canciones del disco, 6 de ellas son versiones en directo de material de los setenta, y lo que logras al final con esto es sentir que la banda actual, los UFO de ahora, no han estado involucrados en este lanzamiento y todo ha sido cosa del sello…y lo mejor de ello, solo de tres discos de la banda.

Todos sabemos que UFO se hicieron su nombre y vendieron la mayoría de sus discos con el genial (y errático) Schenker, pero de todas maneras hay que darle mérito a Moore, alguien que realiza un gran trabajo en una banda que en principio ya no es suya. Si sobrepasas todo el compromiso contractual que representa este lanzamiento (y es que está muy claro), nos qeuda un poco de rock duro que escuchar.

La misma voz bluesera de Phil Mogg sigue cálida y maravillosa como siempre, y ahí están “The Wild One”, “Daylight Goes to Town” y “Hell Driver” para demostrarlo, con una banda que parece que todavía no lo ha dicho todo. Ya no se trata de los UFO cargados de drogas y fiesteros que irrumpieron hace ya casi 30 años, sino unos UFO de 2010 que aun buscan su hueco en la modernidad. Disco totalmente innecesario.