Unitopia – Artificial

Por Mariano Bacigaluppi

01. Suffocation (1:40)
02. Artificial World (5:42)
03. Nothing Lasts Forever (5:31)
04. Not Human Anymore (5:22)
05. Tesla (13:22)
06. Reflections (3:18)
07. The Power Of 3 (1:22)
08. Rule Of 3’s (4:11)
09. Gone in The Blink Of An Eye (5:49)
10. The Great Reward (6:38)

SELLO

InsideOut
Digipromo Delivery

WEB
www.unitopiamusic.com

FORMACIÓN

Mark Trueack – Voz
Sean Timms – Teclados, Coros
Matt Williams – Guitarra, Coros
Shaun Duncan – Bajo
Peter Raidel – Saxo
Jamie Jones / Tim Irrgang – Batería & Percusión

Siempre es bueno y sobretodo reconfortante el descubrir nuevos artistas y más aún si éstos son de una grandísima calidad y su música alcanza cotas de virtuosismo prácticamente ilimitado y, sin lugar a dudas, éste es el caso de UNITOPIA.

Este proyecto o, como ellos mismos prefieren llamarlo, aventura musical, comenzó hace un lustro atrás en Australia de la mano del vocalista Mark Trueack y del productor, teclista e ingeniero de sonido Sean Timms. Se podría presentar como auténtico Rock Progresivo para por lo menos intentar arropar todos los estilos y vertientes que encontramos en el disco. Música Clásica, Étnica, Jazz, Heavy Rock, Psicodelia Beatlesca y mucho pero mucho groove.

Encontraremos muchísima calidad y jerarquía en los cincuenta minutos de música que este “Artificial” tiene por duración. Es un disco conceptual basado en la inteligencia artificial y que además cuenta con grandísimas partes instrumentales, voces que cantan desde el alma y el corazón y sublimes pasajes que nos recordarán a Pink Floyd, Genesis, Yes, The Beatles, Camel, Marillion, Alan Parsons y Supertramp entre muchos otros.

El disco se abre con la intro llamada Suffocation, con una muy corta vida, y casi inmediatamente arremete la canción Artificial World. Los teclados y sintetizadores de Sean Timms será lo primero que escuchemos para luego encontrarnos con la cálida voz de Mark Trueack. Son geniales las aportaciones de la batería, jugando con los ritmos sincopados y también las maravillosas aportaciones del saxo de Peter Raidel. El solo de saxo es realmente apasionante y deja paso al gran solo desde la guitarra de Matt Williams.

Nothing Lasts Forever es una canción 100% Beatles. Desde su concepción captaremos ese mensaje y nos recordará de sobremanera a ‘Strawberry Fields Forever’ e incluso a ‘Come Together’ del maravilloso cuarteto de Liverpool. Mark Trueack se pone en la piel de un sentimental John Lennon y, la verdad, lo hace de maravilla. Sobrepasando el ecuador del tema disfrutaremos de un arreglo orquestal sencillamente grandioso y a posteriori un nuevo y efectivo solo desde las cuerdas de Matt Williams. De esos típicos solos no muy complejos, pero que brillan por su sencillez, efectividad y sentimiento.

Not Human Anymore será la siguiente en aparecer con tonos más rockeros y subiendo los bps considerablemente. Si hay algo que sobresale en esta canción es el cuantioso bajo de Shaun Duncan y nuevamente la calidad aportada por el vocalista. Los guitarrazos rockeros se irán asociando con los teclados y una muy instigadora guitarra acústica. Momentos hindúes por la mitad de la canción con mandolina incluida y cambio abrupto en el final para que el solo de guitarra se apodere de nuestros oídos y nos haga vibrar.

Para la mitad del disco no pudieron elegir mejor canción. Tesla es sencillamente alucinante. En sus trece minutos de duración encontraremos infinitos momentos musicales, complejos ambientes sinfónico-sonoros que nos dejarán maravillados. Escuchad esos tramos en que los teclados netamente progresivos, la batería y la guitarra unen sus fuerzas rondando los tres minutos… sencillamente deslumbrante. Pero como dije antes, hay muchísimos pasajes contenidos en esta canción, desde partes donde el piano hace gala de toda su elegancia, más teclados progresivos como si el mismísimo Rick Wakeman los estuviera tocando, instantes con el hipnótico saxo y atmósferas floydeanas absolutamente emocionantes. El momento funky sobre los siete minutos es de otra galaxia, pero como si algo faltara también aportarán su granito rítmico de la mano de la bossa nova. Todo eso contenido en trece mágicos minutos que no cansan en absoluto y querremos repetir inmediatamente. Pero hay que seguir adelante.

Reflections es una tranquila balada donde prácticamente el piano y la voz serán los actores principales. Nos recordará mucho a los musicales de Broadway, por la concepción y el desarrollo del tema. A falta de un minuto para concluir se les unirá la batería y el teclado, pero nada cambiará la melancólica dirección de la canción.

The Power Of 3 se presenta como la sinfónica y orquestal introducción a la siguiente canción llamada Rule Of 3’s, que es de las más progresivas que encontraremos en el álbum. Nuevamente los progresivos teclados nos abrirán la puerta, a posteriori arremeterán sincopados ritmos desde la batería y… el más clásico y atractivo Jazz gracias a las aportaciones del bajo de Shaun Duncan y el saxo de Peter Raidel.

Gone In The Blink Of An Eye comienza jugando con los coros como décadas atrás lograba GENESIS, sobre todo, cuando Peter Gabriel estaba en sus filas. La canción va en esa dirección, momentos de una afectuosidad sonora destacada intercalada con extraordinarias nostálgicas pinceladas de la mano del saxo. En el estribillo los decibelios aumentan considerablemente.

Lamentablemente y casi sin darnos cuenta llegamos al ocaso de este CD. The Great Reward es la mejor de las despedidas y algo así como el desenlace perfecto para decir adiós. Nuevamente The Beatles aparecen en el horizonte y la emoción nos va ganando poco a poco, primero en los oídos, luego en la mente y para terminar en nuestro corazón…

Sin lugar a dudas, mi gran recompensa después de escuchar momentos tan altos, complejos y virtuosos como lo es este disco, es que se me acaben los calificativos, adjetivos y demás cuestiones descriptivas sobre la banda. UNITOPIA en su tercer disco, se presentan como una enciclopedia de la música que muestran y divulgan lo que muchos otros músicos no pueden lograr en toda su vida… transmitir y conmover.