[review] Burzum – Thulêan Mysteries, solo para fanáticos de Varg

Por Jose A. Luna

01. The Sacred Well
02. The Loss Of A Hero
03. ForeBears
04. A Thulêan Perspective
05. Gathering Of Herbs
06. Heill Auk Sæll
07. Jötunnheimr
08. Spell-Lake Forest
09. The Ettin Stone Heart
10. The Great Sleep
11. The Land Of Thulê
12. The Lord Of The Dwarves
13. A Forgotten Realm
14. Heill Óðinn, Sire
15. The Ruins Of Dwarfmount
16. The Road To Hel
17. Thulêan Sorcery
18. Descent Into Niflheimr
19. Skin Traveller
20. The Dream Land
21. Thulêan Mysteries
22. The Password
23. The Loss Of Thulê

A estas alturas todo aquel que lleve más de 15 años escuchando metal, y sobre todo metal extremo, tiene una opinión sobre el único miembro de Burzum, Varg Vikernes. Su nombre real es Varg Qisling Larssøn Vikernes, pero en internet lo puedes encontrar como Kristian Vikernes, como Conde Grishnackh, como Louis Cachet, para algunos una escoria neonazi, un traidor, un asesino o para otros el mejor regalo del black metal. Los hechos son los hechos, y estos son que es un asesino convicto, que tiene algunas opiniones políticas realmente controvertidas, pero también que en algún momento de su vida compuso un black metal muy disfrutable.

Mucha gente tiende a centrarse en el personaje, pero en esta ocasión vamos a hablar exclusivamente de la música de Burzum, porque lo quieran o no hay miles de personas que siguen esperando una genialidad de parte del ex-Mayhem ¿Burzum sigue cumpliendo con las expectativas? ¿Se mantendrá su fama musical de antaño? Hoy en día, como después de que Varg fuera liberado de la prisión en 2009, cada nuevo álbum de Burzum es un poco arriesgado ya que bien puedes esperar algo extremo en la linea de “Belus” o bien algo extremadamente ambiental como esas canciones que se grabaron con sintetizador tras rejas. Varg había declarado alguna vez que en libertad la única música que podía componer es black metal, así que eso elevaba las expectativas de este “Thûlean Mysteries” hasta el cielo.

Desafortunadamente este disco tiene más que ver con las creencias paganas de Varg que con el metal, con 23 canciones que llegan a la hora y media de tedio y ambientación. Al comienzo los temas paganos no son tan obvios y consisten en melodías instrumentales tranquilas, con “A thûlean Perspective” sobresaliendo con su sentimiento casi jazzístico, pero después de las primeras melodías volvemos al Burzum ambiental de siempre, un sentimiento atmosférico más básico y cantos repetitivos. La repetición es algo clave en “Thûlean Myseries” ya que la mayoría de las canciones consisten en alguna figura melódica que se repite hasta la eternidad.

La mayoría de las canciones son instrumentales con algunos cantos adicionales, con ciertas interrupciones “reales” en la que Varg canta en noruego como en el caso de “The Great Sleep”. Está bastante claro que Burzum posee la capacidad de desarrollar emociones y escribir melodías convincentes, pero este no es el caso. La aburrida naturaleza de las canciones es repetitiva y trascendental, incluso si el lado ambiental de Burzum es lo que más te haya atraído siempre de su música. Las ideas de “Thûlean Mysteries” podrían haber funcionado bien si solo alguien hubiera creado canciones reales a su alrededor, y no como ahora en el que el álbum funciona como ruido de fondo mientras uno hace otra cosa. Esto solo gustará a un fan acérrimo de Varg.