[artículo] ¿Qué hubiese pasado si Max Cavalera no se hubiese ido de Sepultura?

Texto: Nekrokosmos

El año pasado los hermanos Cavalera bajo el nombre de Cavalera Conspiracy realizaron otra de las giras en las que interpretan discos clásicos de Sepultura. Tras ‘Roots’ tocaba ahora ‘Morbid Visions’, pero lo realmente curioso ocurrió en esta últlima gira cuando en uno de los conciertos el propio Max Cavalera sacaba un cartel hecho a mano donde se podía leer “No Cavalera No Sepultura” y animaba a los asistentes a gritar esas palabras antes de seguir con la siguiente canción. Tras el anuncio de la gira de despedida de Sepultura y la salida de Eloy Casagrande no podemos evitar pensar ¿Qué hubiese pasado si Max Cavalera no se hubiese ido de Sepultura.

En la historia de la música hay momentos cruciales que han definido el curso de un género musical, y el metal no está exento de ello. Uno de esos momentos se produjo en diciembre 1996 tras un concierto en el Brixton Academy de Londres, cuando el vocalista y guitarrista Max Cavalera anunciaba a sus compañeros su salida de Sepultura. Firmó un documento donde renunciaba al nombre o la marca “Sepultura” y estuvo 10 años sin hablar con su hermano y baterista Iggor Cavalera. Esta partida marcó el fin de una era para Sepultura y abrió un nuevo capítulo para Max, quien empezó con buen pie al llevarse sus contactos de Roadrunner Records para fundar Soulfly. Pero, ¿qué habría pasado si Max no hubiera abandonado Sepultura?

‘Roots’ supone la cima de la popularidad de Sepultura, pero también un cambio radical en su sonido. El metal extremo de sus inicios se vio relegado por una amplia exploración sonora fusionando influencias étnicas y culturales, que si bien ya asomaban en ‘Chaos A.D.’, ahora se hacían más intensas. Max Cavalera parecía estar decidido a seguir navegando hacia este enfoque, en una mezcla de sonidos tribales, folklore brasileño, y acercamientos al nu-metal a mediados de los 90’s influenciado por lo que en ese entonces estaban haciendo Korn y Deftones. Si bien ‘Roots’ fue un éxito de ventas, no cayó en gracia a todo el mundo, sobre todo a los seguidores de Sepultura mas cercanos al death metal y el thrash, quienes veían en esto una traición.

Lo más probable es que si Max Cavalera hubiese seguido en Sepultura hubiese llevado a la banda a adentrarse incluso más en terrenos del nu-metal, solo hace falta escuchar el debut de Soulfly en 1998 para darnos cuenta por donde iban los tiros ¿Hubiese sido ese el sucesor natural de ‘Roots’? Uno de los debates más acalorados se centra en la comparación entre Soulfly y Sepultura: ¿Es Soulfly una simple copia del nu-metal o ha logrado establecer su propio legado y sonido único?

Si bien Soulfly ha experimentado con elementos de nu-metal al principio de su carrera, también ha incorporado una amplia gama de influencias, desde el groove metal hasta el metal tribal y el hardcore punk. Álbumes como ‘Primitive’ destacan por su ferocidad y diversidad musical, mientras que otros como ‘Dark Ages’ y ‘Enslaved’ muestran una madurez lírica y una experimentación sonora que van más allá de los límites del nu-metal.

Es tentador comparar a Soulfly con la era de Sepultura liderada por Max Cavalera, pero es importante reconocer que son dos entidades musicales distintas. Sepultura dejó un legado imborrable en el metal, pero también es injusto reducir a Soulfly a una simple copia del nu-metal ya que su alcance musical es mucho más amplio y diverso. Soulfly ha mantenido su relevancia en el panorama del metal durante más de dos décadas, ganando respeto tanto de críticos como de fanáticos por su integridad artística, pero aún así los hermanos Cavalera ven la necesidad de sacar a pasear su legado con Sepultura.

¿No ha podido Max superar lo hecho con Sepultura ni Sepultura superar lo hecho con Max? Son dos caras de la misma moneda, y es probable que si Max hubiese seguido en Sepultura después de 1996, dicha experimentación hubiese llevado a colaboraciones aún más audaces, fusionando el metal con una gran variedad de estilos musicales de todo el mundo ¿Se hubiesen convertido Sepultura en una banda de nu-metal durante unos años? Muchos lo intentaron, desde Machine Head a los mismísimos Slayer, pero nadie consiguió calar tan hondo con este cambio como Sepultura con ‘Roots’.

Sepultura ya era una de las bandas más influyentes del género, pero con la continuidad de Cavalera podrían haber alcanzado un estatus aún más elevado. Durante años hemos visto que a pesar de sacar buenos discos, los Sepultura post- Cavalera han ido perdiendo fuelle y relevancia en la escena metalera global, al igual que Soulfly se ha desinflado y ha quedado reducido al carisma de su frontman. Ambas formaciones se han visto rodeadas de excelentes músicos que han reemplazado a otros, pero las siguientes generaciones de fans seguían adorando a los Sepultura del pasado a pesar de que hemos visto formarse proyectos como Cavalera Conspiracy, De La Tierra, o Killer Be Killed.

No sería exagerado pensar que si Sepultura hubiese seguido con Max Cavalera y en ese camino, hubiese supuesto un fenómeno cultural ya no solo para la escena del metal en Brasil, sino para la escena mundial en cuanto a la percepción que se ha tenido siempre del género. Podría haberse dado una transición más rápida de un estilo “marginal” a un arte innovador. No sería descabellado pensar que su capacidad para fusionar elementos de la música brasileña con el metal habría inspirado a una nueva generación de músicos en todo el mundo, llevando la fusión de géneros en el metal a nuevas alturas…sino solo hace falta ver a formaciones jóvenes como Alien Weaponry desde la otra parte del mundo.

Para Sepultura, la continuidad de Cavalera habría significado una mayor estabilidad en su formación y posiblemente una carrera más cohesiva en términos de sonido y dirección musical, porque todos sabemos que intentaron de todo tras el ingreso de Derrick Green. Sin embargo, también es posible que la banda no hubiera explorado algunos de los territorios más experimentales que persiguieron después de la partida de Max Cavalera. Lo único cierto es que este triste final para una de las bandas más importantes del metal no hace justicia a ninguna de las partes. Todos hubiésemos visto con buenos ojos una reunión entre los hermanos y Andreas Kisser, incluso una fusión entre integrantes de las distintas eras, donde todos pudiesen compartir espacio durante una gran reunión como lo han hecho Helloween. En su lugar tenemos una deslucida última gira que se estará arrastrando de escenario en escenario hasta su último aliento. ¿No Cavalera No Sepultura? Creo que está claro.