[crónica] Download Festival Madrid día 3 – Caja Mágica, domingo 30/06/2019

Texto: Víctor Ciria

Llegó la tercera jornada de la edición del Download Madrid con más recortes. Hoy era el día más esperado por muchos, el día en el que los californianos Tool regresaban a la capital española después de 13 años. Un día que también iba a contar con Sum 41, Architects, Soulfly, Toundra, entre otros.

La misma duda nos asaltaba a todos nada más entrar este domingo: si iba a haber una cuarta edición del Download Madrid, debido a la escasa comunicación por parte del festival, la tardanza en anunciar bandas con respecto a otros festivales y el visible ahorro por parte de la organización en temas de seguridad y confort como baños, zonas de sombra, césped artificial, y pantallas acústicas entre las zonas de los escenarios principales y los secundarios.

Llegamos al recinto nada más abrir, a eso de las cinco de la tarde, a 40 grados a la sombra y con delirios debido al calor cual Lawrence de Arabia. Este año se notó una mejora bastante sustancial en los accesos, ya que los dos años anteriores hubo muchos problemas con esto, punto positivo para el Download. Las encargadas de abrir esta tercera jornada fueron las madrileñas Bones of Minerva en el Stage 4, con una gran asistencia pese a las altas temperaturas. Con muy buen sonido desde el primer momento y totalmente entregadas. Muy buen concierto para abrir el festival.

De pasada estuvimos en el concierto de Brass Against en el Main Stage 2, mientras mucha gente se refugiaba en la carpa que había colocado la organización para que la gente se protegiera del sol. Bastante gente se animó a pasarse a ver a esta banda americana que interpretó temas como The Pot de Tool, Sleep Now in the Fire de Rage Against the Machine o Sabotage de los Beastie Boys, con varios instrumentos de viento y vocalista femenina. Desatando la locura del público madrileño bajo el sol abrasador y con algún que otro manguerazo.

La siguiente parada fue el Main Stage para recibir a los madrileños Toundra. Cuando llegamos al escenario, Macón, Alex, Esteban y Alberto se encontraban sobre el mismo acabando su prueba de sonido y preparando lo que parecía una grabación en vídeo de su actuación. Minutos después comenzaron, con muy buen sonido. Muy buena actuación en la hora que tuvieron los madrileños, con un Esteban visiblemente pletórico, quizá por estar tocando debajo de la estrella de 7 puntas que formaba parte de la escenografía de Tool.

Nada más acabar Toundra, comenzó la actuación de Soulfly en el escenario 2, capitaneados por el mítico Max Cavalera. Muy poco queda hoy en día del Max Cavalera que conocimos en la mítica banda brasileña Sepultura, sin embargo, dieron un bolazo con muy buen sonido. Esto fue gracias a lo bien respaldado que se encuentra Max en la banda con su hijo Zyon a la batería y el gran Marc Rizzo a las guitarras. Pese a esto, Max no estuvo nada mal a las voces, aunque no encadenara más de dos acordes seguidos en su guitarra.

Después, volvimos al primer escenario para recibir a los británicos Architects, uno de los platos fuertes de la tarde, perdiéndonos muy a nuestro pesar a The Fever 333 y a The Interrupters, ya que ambas se solapaban con Architects.

A las 9 de la noche salió al Main Stage la banda encabezada por Sam Carter, con un sonido muy saturado en bajos en el principio de la actuación, lo cual hacía muy difícil seguir el concierto. Este aspecto mejoraría a lo largo de la actuación. Muy buena ejecución de Sam Carter a la voz, lo cual era mi principal preocupación ya que en la anterior gira de festivales en 2017 se encontraba muy cansado. El setlist se basó en sus 3 últimos discos, ni rastro de los anteriores para decepción de sus fans más acérrimos.

Después de una visita rápida a restauración para cenar, tocaba hacer cola para el plato fuerte del día y de la vida, los californianos Tool, mientras sonaba de fondo Sum 41 en el escenario 2.

Pasadas las 11 de la noche, la estrella de 7 puntas bajó de la parte superior del escenario y se colocó a media altura, a la vez que las pantallas de detrás de los músicos se encendían y comenzaban a mostrar pasajes psicodélicos: comenzaba el viaje. Justin, Adam, Danny y Maynard aparecieron en el oscuro escenario y ocuparon sus respectivos lugares, para que Maynard diera comienzo a la primera canción con susurros (ay, ay, ay, ay) como si de un metrónomo se tratara. Así comenzaba la actuación de Tool, con los primeros acordes de Ænema sonando. Al principio de la actuación, como ya vimos en otros conciertos del Main Stage, estaba saturado de graves y en ciertas partes de los temas emborronaba el sonido, lo cual mejoró a lo largo de la actuación.

https://www.youtube.com/watch?v=EOIDqPh5CCA

13 años después, el público madrileño se volvía a encontrar con la banda de Los Ángeles, muchos no nos lo podíamos creer todavía. Uno no sabe lo que es la experiencia de ver a Tool en directo hasta que se vive. No es una actuación como las que solemos estar acostumbrados, ya que a los músicos no se les ve apenas y no son el centro de la actuación, en especial el vocalista Maynard James Keenan, que permanece durante todo el concierto en segundo plano y no le apuntan ni un momento con la iluminación. El centro de la actuación es la música y los visuales que proyectan en las pantallas con motivos de los artworks de sus álbumes de estudio.

La única interacción que hizo Maynard con el público fue gritar: “¡España!” después del primer tema para que todos nos sintiéramos saludados, ya que no interactúan nada con el público. La ejecución por parte de Adam Jones, Justin Chancellor y Danny Carey fue espectacular durante la hora y media de actuación. La banda incluso aprovechó para estrenar dos temas de su esperado próximo álbum de estudio que se publica el 30 de agosto y del cual tenemos muy poca información por el momento. Ambos temas tuvieron muy buena acogida por parte del público.

https://www.youtube.com/watch?v=J88cDV5fVRc

Después de la actuación de Tool, nos dispusimos a abandonar el recinto, dando por acabada la tercera edición del Download Madrid. Se ha notado menor afluencia de entrada que otros años, ya que no ha habido sensación de agobio entre la gente, y los recortes en infraestructuras, pero no ha sido en detrimento de los conciertos, ya que han gozado de un gran sonido en general y no ha empeorado la experiencia Download. Entonces, ¿Habrá cuarta edición? Veremos qué ocurre en los próximos meses.