[entrevista] Invernadero: “En el psych rock una experiencia extra sensorial puede ser mucho más potente”

Después de descubrirlos en internet y ponerlos en nuestro podcast, teníamos que hablar con los chilenos Invernadero. La banda de psych rock acaba de publicar su fantástico EP en directo “Alucinaciones en el Ñielol” y ahora nos desvelan todos los entresijos de su grabación, del próximo álbum de la banda, y de la difícil tarea de tener un grupo de rock en Latinoamérica. Por Morpheus Misfit.

– Creo que hay un poco de revuelo ahí en Chile por el policía que mató a un malabarista hace unos días.

Sin duda, ha habido algunas revueltas en las calles y en algunas ciudades. Eso fue acá en la región en la que estamos nosotros. Se ven muchas otras posturas respecto al tema, algunas como medio fascistas y cosas así con la que no simpatizamos para nada y también se dejan ver. Es un tema que no se pasa por alto y aun así todo “tranquilo” aquí , tampoco es diferente a como fue en octubre de 2019 o en el verano antes del covid, acá hubo muchas protestas y hubo mucha represión, mucha policía violenta.

Esto lo vivimos y sentimos como que nos afecta. Con el tema de la cuarentena hay ciertas fuerzas como las policiales, militarizadas, cosa que nos parecen pésimas pero hay que mantener cierta calma. Estamos en una zona donde hay conflictos étnicos por el territorio mapuche, una cultura que ha sido criminalizada, y todo esto forma un poco el contexto del sur de Chile.

– También una historia como la de Chile, que parece muy cercana con todo eso del fascismo, de Pinochet, de la represión policial igual que en España. A lo mejor a nosotros nos pilla un poco jóvenes pero es muy reciente.

Es reciente y se perpetua hasta el día de hoy en muchísimas cosas, desde las instituciones mismas hasta al tipo de relación que seguimos manteniendo por ejemplo, con las fuerzas del orden o también con el gobierno, incluso con la idea que tenemos de estado que tenemos en la cabeza. Son muchas cosas que siguen perpetuándose de la dictadura en Chile y me imagino que también ocurre en España. En realidad es algo que está álgido en todo el mundo.

– Venimos a hablar de vuestro EP en directo, “Alucinaciones en el Ñielol” que es una grabación que habéis ido a hacer a Brasil en diciembre del año pasado ¿No?

En realidad formó parte de la transmisión del evento Sim Sao Paulo que este año se hizo virtual. El Alucinaciones nació siendo parte de la presentación para el Sim Sao Paulo y terminó siendo un disco en vivo porque habíamos quedado contentos con el registro. Sentimos también que era como un refresco para los temas antiguos que estábamos volviendo a tocar y vimos también la posibilidad de mostrar un nuevo tema que va a salir en el siguiente disco.

-Eso es lo que no tenía claro, si es que habian ido a Sao Paulo a presentarlo o si había sido algo en streaming. Ustedes estarán igual que nosotros aquí, sin poder viajar para tocar en otra ciudad.

Claro, están cerradas las fronteras de Chile desde hace rato y era prácticamente imposible viajar a Brasil. Siempre se pensó en el formato streaming y lo preparamos igual desde ese punto de vista.

– ¿Dónde se hizo la grabación? ¿En algún sitio ahí en Temuco?

Acá en Temuco, en el monumento natural del cerro de Ñielol, el monumento más llamativo de aquí, y de los pocos que tenemos en una ciudad tan chica. Lo grabamos en una casona que hay arriba, con dos músicos invitados y con toda la producción que involucra, tanto luces como un actor también que hizo una performance vistiéndose de astronauta. Lo dimos todo con una cámara espectacular de Tonxi Puebla, nuestro audiovisualista que también es director de cine. Él se encarga de ciertas producciones audiovisuales aquí en la región y nos apoyó con todo el material audiovisual, con el modo de registro de una sola cámara que registró todos los movimientos y nos sentimos super gratos con el producto que estamos sacando. Lo trabajamos nosotros.

Tenemos la fortuna de poder dedicarnos al sonido, David es ingeniero en sonido y yo soy técnico en sonido. Trabajamos juntos desde hace muchos años, con la música, con las composiciones, con las grabaciones, con las producciones musicales en todas sus facetas: en la mezcla, en la grabación, cosas musicales y bueno, cosas artísticas. Ahora estamos igual, ligando cosas extra musicales a las producciones no musicales que tienen también que ver con mejorar el vestuario y todo lo que se quiere decir, no solamente desde la música sino desde el punto de vista más visual. Y en ese punto, igual nos han ayudado bastante visiones externas a la banda. Tenemos que nombrar a Jose, que nos ha ayudado enormemente a poder producir un video que alcanzó el nivel que esperábamos.

-De hecho es lo que sorprende un poco de este directo, por lo bien que está hecho y lo bien cuidado que está todo lo visual. La presencia de vientos con Diego al saxofón y Eric al clarinete pega mucho con vuestra música. No solamente eso, si no la forma de grabarlo en video, los ángulos, el sonido que está súper cuidado. ¿Hasta qué punto crees que una música como esta , en la psicodelia, importa tanto la imagen? ¿Es fundamental?

Yo creo que se puede disfrutar la música así sin lo visual pero también una experiencia extra sensorial puede ser mucho más potente. Estamos en una era donde me parece que hay que juntar disciplinas y apostar por lo visual, otro tipo de sensaciones que pudiesen generar sinergia con la música al final. Entregar una experiencia mucho más completa en lo artístico, a mi parecer. Como te digo, creo que hay mucha música psicodélica clásica que solo se disfrutó escuchándola y que sigue siendo una experiencia fantástica. Nosotros tenemos que aprovechar los recursos que hoy día tenemos para poder ofrecer una alternativa mucho más intervenida desde lo artístico.

-Las referencias musicales o visuales de invernadero ¿Están más ancladas en los 60’s y 70’s o tienen referencias más actuales de bandas de ahora?

De todo un poco. Mientras más viejos estamos, más nos damos cuenta de que los discos anteriores de los 70’s y los 60’s son los más chacales, los que más nos mueven, pero podemos decir que nosotros estamos bien inspirados por la música de los 90’s ya que nacimos a finales de los 80’s. De ahí vienen muchas influencias como el grunge, el rock más pesado, y de ahí nos fuimos yendo más para atrás hasta darnos cuenta que hay cosas en los 90’s que corresponden con lo que se hacía en los 70’s y los 80’s.

Cuando cumplimos 20 años fue cuando empezamos a hacer Invernadero y nos dimos cuenta que nuestras influencias se corresponden con música de los 70 en adelante, de los 60 también, la psicodelia marcada de ese tiempo y el rock. El formato que ocupamos nosotros no es ninguna novedad para una banda de los 70’s. También nos influenciamos por la música actual, escuchamos mucha música y estamos bien abiertos a todos los estilos. De hecho, ciertas composiciones que están saliendo ahora, cosas nuevas, tienen que ver con nuevas bandas que hemos escuchado y que nos han sorprendido, recursos electrónicos como el uso de sintetizadores y otros arreglos van respondiendo también a esa visión de que nosotros hacemos música desde el rock.

Es como nuestra herramienta principal, de ahí partimos y por lo tanto, tenemos muchas influencias rockeras, nos gusta el rock pesado, el noise, el pop-rock, el jazz. De la música actual, hasta el pop me gusta. Hay elementos buenos en todas partes. La música buena siempre ha existido, hay que buscarla.

– De hecho el rock psicodélico siempre se ha apoyado mucho en la música tribal, y en la última década en Latinoamerica se está viendo mucho rock psicodélico que se une también a las raíces , en el sentido de que ya no usan solo música electrónica sino también tropical. Hay grupos que mezclan un poco de cumbia o música tradicional de sus países ¿Qué les parece ese tratamiento de la música? ¿Están de acuerdo?

Yo creo que la gracia absoluta es que podemos ir transformando el lenguaje, ese lenguaje que nosotros conocimos también en el extranjero por azar. Terminamos escuchando a una banda que está a miles de kilómetros de nosotros y creo que intervenirla con las raíces, con lo que tenemos cerca, incluso con las bandas que escuchamos cerca de nuestros amigos, de nuestros conocidos, me parece que esa es precisamente la gracia de la música.

Creo que está super bien hacerlo en lo psicodélico, ya que permite mucho, es un lienzo es muy abierto, muy limpio para hacer cualquier cosa, para meter lo que se nos ocurra. Creo que la música de raíz entra perfecta, depende de la estética que se le quiera dar. Diste en el clavo con la pregunta, en el sentido de las composiciones nuevas que estamos haciendo. Nico en cuanto a lo rítmico está aplicando hartas cosas como bien latinas y eso para nosotros y para nuestra música, es como incluir un lenguaje nuevo, que de alguna manera igual estamos influenciados por ese lenguaje de una manera intrínseca ya que somos de acá y escuchamos esta música siempre.

Como que ahora no nos damos mucho cuenta pero de repente se va ligando esta nueva línea musical. En todo caso siempre hay un criterio de siempre hacer música nueva, más allá de que los elementos sean ultra utilizados (guitarra, batería, bajo) siempre hemos tenido esa inquietud de poder generar un producto que sea fresco y con la libertad de no tener que hacer rock. Queremos hacer rock pero como que de repente, no queremos hacer rock. En realidad puedes disparar hacia cualquier lado, y creo que es lo que nos gusta de poder trabajar juntos.

Nos permitimos todas esas libertades. Uno empieza a escuchar una banda nueva de otro género y como que se deja medio influenciar por eso, después se nota cuando estamos tocando y está super bien. Quizás alguno vio una película y le gusto la banda sonora, entonces nos la trae y la escuchamos. De todos lados estamos permitiéndonos vernos influenciados y a la hora de poder plasmar eso en nuestras creaciones nos permitimos eso de estar muy abiertos a lo que cada uno esté viviendo.

– La psicodelia permite mucho eso, que te puedas apartar un poco del rock para poder probar un rollo diferente y experimentar. En este EP se pueda escuchar un pequeño adelanto “Onda Estelar”, del que será el próximo disco ¿Qué tan avanzado está?

“Onda Estelar” fue el tema que tiramos como novedad para este EP y corresponde a nuestro tercer material de álbum de estudio, el cual tiene una temática bastante especial en la cual se involucran más instrumentos, desde otro arreglista que vive en otras latitudes del mundo, lo que nos lleva ya a una conexión más internacional que es lo que también buscamos con nuestras. Tenemos a Diego Roa tocando saxo, a Eric Turrieta con clarinete, ambos son parte de ese mismo concepto que estamos elaborando con las maquetas. Va bien trabajado, esperamos dentro de los próximos dos meses recaudar todo lo necesario para poder entrar al estudio de grabación y grabar.

Es cierta madurez de nuestro trabajo, nosotros trabajamos desde las maquetas y empezamos a mejorar eso, involucramos más estilos, más instrumentistas, cosas que no conocemos, nos abrimos a lo desconocido. Estilos nuevos que nos hacen como querer incluirlos dentro del disco, nos replantemos la idea que teníamos del disco cuando empezaron a salir nuevas composiciones. Hay material e ideas avanzadas, definidas pero también el material está aun en movimiento, lo cual es bueno.

Ya salió “Onda Estelar”, ahoa esperamos por lo pronto mostrar otro tema en la próxima sesión que creo que saldrá en un mes. Tenemos una sesión streaming donde también mostraremos composiciones nuevas. Así nos vamos acercando más a la idea de ir aterrizando el disco y empezar a mostrar lo nuevo. Nos gusta afirmar lo que ya tenemos, nos gusta hacer lo más viejo novedoso en algún punto pero siempre orientando la nueva música a lo que nos está pasando ahora, ya que también sentimos que tenemos como todo el tiempo del mundo para hacerlo.

La situación de pandemia lo hace a uno como ser más concreto, pragmático en algunas cosas y es un modelo el cual nos está sirviendo para como estamos trabajando. En estas nuevas composiciones estamos tratando de buscar un sonido nuevo y estamos incluyendo también sintetizadores, cosas electrónicas, queremos ligar nuestra música a un lado más electrónico, un lado que hemos explorado poco hasta este momento pero que nos da muchas posibilidades de poder generar nueva música con nuevos paisajes.

-Los materiales anteriores, el homónimo de 2015 y “Entropía” de 2019 creo que son materiales auto editados, lo habéis sacado vosotros mismos. Hace algunas décadas se pensaba que solo se podía editar si un gran sello se interesaba por uno, pero a día de hoy hay miles de sellos pequeños e independientes en todo el mundo ¿Cómo está la cosa por Chile?

Yo diría que es prácticamente nulo. Hay poco interés por el tipo de música que hacemos nosotros acá. Aún así , se nos han abierto puertas para muchas cosas, festivales, y en ese sentido hemos cambiado un poco esa percepción que teníamos acerca de cuanta atención nos pueden dar en Chile. Todavía no es el apoyo que esperábamos y yo creo que para todos está un poco igual. Me atrevería a decir que para la mayoría de los músicos chilenos no es muy fácil sobrevivir y generarle un frente a todas las cosas creativas que uno quiere hacer como sostener un proyecto, generar discos, videos, etc. A algunos se les da mejor que a otros. Aparte de eso es que hay mucha música, mucho arte y de repente no están ni los canales ni los medios, los agentes en esta producción de cadena productiva que apoyen a que pasen más cosas.

Hay una visión de industria bastante independiente en Chile la cual se guía por sellos independientes principalmente. Nosotros también hemos conformado nuestro sello independiente aquí en Temuco. Se llama “Humo de Temu”, lo formamos en 2014, es como nuestra trinchera para poder producir música y la de nuestros compañeros cercanos de bandas amigas con las cuales colaboramos. Ha sido como nuestra escuela sobre la producción independiente, sobre cómo lograr hacer el primer EP que fue el homónimo de 2015, también lograr pensar en hacer “Entropía” que salió en 2019 mezclado por Gerardo Oliveros y por Invernadero.

Llegó a las manos de Jack Endino, un productor estadounidense muy renombrado al cual le encantó nuestro trabajo, masterizó ese disco y nos dio un paso más a creer en nuestra autogestión. Así seguimos trabajando con Humo de Temu desde el ámbito local para levantar la escena musical de donde estamos, con nuestra misma música como rompiendo ese ánimo pesimista en el cual ya nos encontramos de por sí, sobre todo con el contexto pandemia como una cosa que viene a rematar a los artistas, la poca ayuda y el poco compromiso que se ha demostrado con la industria del espectáculo en general.

Personalmente, como profesional del sonido y como artista, es un ambiente el cual no es muy fructífero ni positivo pero nosotros no nos quedamos con eso. Estamos con convicción, trabajamos con el sello y con Invernadero a full y también estamos tratando de apoyar a la industria, a lo que vemos aquí, al arte, a la expresión.

Vivimos en Temuco y esta ciudad tiene un contexto socio-político el cual no apoya tanto a la cultura ni a la libertad de expresión , es un poco más represivo, es un poco más derechamente fascista en ese aspecto y no se han demostrado agentes sólidos a lo largo del tiempo que logren dar una confianza para que nosotros nos sintamos pescados con lo que hacemos. Seguimos trabajando para eso, para hacer un buen material, para compartir nuestra música , para abrir nuestras propias fronteras mentales y ser parte de eso. Poder entregar la alegría a la gente con esta música, que lo disfruten y que puedan irse en la volada, como decimos nosotros con la psicodelia, con lo que involucra. Ya tirados para el tercer disco, abordando temáticas que son himnos derechamente al espacio, a otros planetas, y de verdad que es locura. Así que, eso es lo que se viene.

– Aunque en Temuco eso no se apoye, en otras partes sí, y esta entrevista es un ejemplo de eso. Eso es en parte lo bueno de la globalización y de estar en internet, que aunque estés ahí en Temuco, pues mira, aquí en España se está escuchando tu música, se pone en un podcast. Me gustó mucho la música de Invernadero y me dije que a esta gente había que darle una, quien sabe si después de la pandemia hay posibilidad de salir de gira por Europa.

Nos pone muy contentos eso. Estamos muy agradecidos por esta oportunidad de poder hablar contigo. Para nosotros es un honor. No puedo decírtelo de otra forma, es una sorpresa igual que creo que responde a nuestra convicción y nosotros estamos para esto, así que , nos sentimos muy correspondidos por el interés y agradecidos también.

-Ya que además de músicos son también técnicos de sonido o de cámaras ¿Cómo está el tema de la actuaciones en Chile? Porque por ejemplo aquí en España el verano pasado se permitieron hacer conciertos con normas de seguridad, con la gente sentada en mesas, con mascarillas, con separación, y no se permitía el aforo ¿En Chile se pueden hacer conciertos o está todo vetado?

Aquí estamos como en distintas fases de cuarentena, y eso es lo que va marcando el contexto. No se ha dado durante todo el 2020 y hasta en este 2021 hay muy poca insistencia en mostrar cualquier forma artística. Se ha dado muy poco, en algún municipio o en algún centro cultural que quiso justificar alguna plata que le entró durante el año e hizo algún streaming con suerte. Nos vemos totalmente afectados por eso y no es una posición cómoda para nada, pero también tenemos la mentalidad de mejorar eso acá.

Como somos gente de cultura queremos poder generar los espacios para que se den las cosas. Ahora estamos entrando en fase 3 de cuarentena, se abren un poco más las rigurosidades y hay menos restricciones, pero estamos en un contexto en el que no se nos permite mucho socio-políticamente hablando por lo que pasó con los carabineros. Nadie quiere problemas y lamentablemente juntarse para una tocada la gente lo va a seguir viendo como un problema. Estamos atados de manos pero pensamos que donde se nos de la mano para tocar este año, nosotros iremos a cualquier parte. En cualquier otra parte encontramos mejor que tocar aquí. La situación no es prometedora, así que donde se pueda, nosotros vamos.

-Así como nosotros hemos compartido la música de Invernadero ¿Me puedes recomendar bandas de Chile que tendríamos que escuchar? Bandas que quizás no tengan mucha repercusión pero son muy buenas.

Estamos grabando a una banda que pertenece a nuestro sello, se llaman INCHÉ y mezclan un poco de rock, folk, música mapuche, con lírica política y una estética marcada. Es un producto muy de aquí y no sé si se pille por otra parte del mundo quizás con otra fusión étnica, pero menos mapuche o algo que tenga que ver con eso, podría decir que es bastante interesante y estaría bueno el darse el tiempo para conocerlos.

Los chicos también tocan en una banda que se llama “Restos de Violeta” que se puede encontrar en Spotify. Vamos a grabar un disco con ellos, estamos trabajando ya con Nico para su segundo trabajo. Es un rock alternativo con raíces, rock bien sudamericano. Es como un rock bien sudamericano. También hay una banda con la que compartimos muchos escenarios que se llama la Venta Matiu, y hacen rock/noise instrumental.

En Chile hay muchas bandas, también te recomendamos Suber. Hay un sello en Santiago de Chile que se llama Persea, llevado por el productor musical Santiago Corbalán que trabaja con varias bandas que tienen un perfil de rock alternativo muy nutridos, bien experimentales. Nosotros los escuchamos y cada vez que podemos, tocamos con ellos, o si no ellos vienen para Temuco, como pasó en 2018 y 2019.

Esas son bandas con las que hacemos muy buenas migas, los del sello Persea, entre los que están Suber, Travis Moreno, Crizol, y Novedades Matutinas. Otra banda de la que somos muy amigos es Cómo asesinar a Felipes, que son de las bandas más populares. Nos podríamos pasar todo el día mencionando bandas. Son bandas con las que compartimos rock porque nos vemos reflejados, que vemos sus sesiones y decimos “Oh, la sesión que se gozó Paralime Sur” o “La de Travis Moreno disfrazado de Clown que fue espectacular”.

– Ya para terminar la entrevista quería preguntar algo fuera de Invernadero pero que involucra al rock de Latinoamérica. No sé si vieron el documental que sacaron en Netflix sobre el Rock en Latinoamérica. Se llama “Rompan Todo” y de Chile sale muy poquito, creo que Los Prisioneros y poco más, se pasan por alto bandas muy importantes como Pentagram ¿Lo ven como un documental algo superficial?

Yo creo que sí que refleja algo pero que como que da para cinco capítulos más. Mostraron mucho de la escena que pertenece a Argentina y México, pero también hay un montón en Chile, Perú, Brasil… Hay más bandas, es como que faltó mucha información y da como para muchos capítulos más. Está bueno pero no se nombró nada de Chile por ejemplo y para nosotros fue como ¿Dónde estamos? ¿No existimos?

– A mí me dio la impresión que era un documental de rock narrada por gente que no pertenece al rock.

También nos chocó cuando lo vimos la primera vez, pero está bien que se de a conocer al menos algo, necesitamos más documentales. No nos podemos quedar en la queja cuando hubo alguien que hizo algo, es raro no ver un documental que fuese parcial por su contenido y que en el fondo iba a tener una línea editorial de cierto tipo. Yo creo que es una buena y bonita imagen para vender muchísimo lo que ocurrió aquí en Latinoamérica, algo que es importante respetar.

El problema podría ser el presentarlo como la única historia o como si fuera lo más importante. Ni siquiera alcanza lo más importante si hablamos de rock; si hablamos de mainstream, es otra cosa, pero me gustaría saber realmente en donde está el foco. Si el foco era hablar del rock aquí, se quedaron cortos. Esto genera mucha conversación. Les faltó nombrar a Violeta Parra que es la vieja de acá.

-La crítica también vino mucho porque esto era y parece más guiado por la mano del productor argentino Santaolalla y de las bandas que él iba a producir.

A nosotros nos encanta la música de Santaolalla y para mí fue bacan ver más música de la que había hecho él. Ahora si decimos que eso fue como reflejar el contexto social, creo que no dio para eso, aunque el documental está bueno. Me gusta y quiero más docus.

-Muchísimas gracias por su tiempo, por la entrevista.

Muchas gracias, seguimos trabajando en ello. El otro día escuchamos tu podcast, nos trataron genial. Lo vamos a seguir escuchando y lo vamos a recomendar mucho. Nos reímos harto, hay ciertas palabras que no entendemos mucho pero que nos suenan como a chiste, igual nos reímos mucho.

-Es que claro, la jerga que se usa aquí no se entiende mucho, como ocurre en Chile, me imagino. Me alegro de que les haya gustado. La persona que habló sobre Invernadero es como una referencia en Andalucía sobre el rock psicodélico, es Poti de bandas como Viaje a 800 y Atavismo.

Estuvo súper bueno todo, es muy bueno que le haya gustado a él. Sus opiniones son muycerteras. Se nos ve desde una buena mira. Nunca hemos sentido que nadie hable de más sobre nosotros, para nada. Es como súper correspondido, es como si de verdad le sacasen el rollo, les gusta y para nosotros es un honor. Nos sentimos halagados y nos gustaría hacer contacto con ese amigo de la psicodelia. En algún punto nos gustaría acercarnos para hacer una gira. Hay una banda de chilenos que se llama Familia Miranda que están en Barcelona, se erradicaron allí y son un ejemplo, son un guitarrista y un bajista que también son productores musicales.

Se fueron a España y llevan más de diez años, se montaron un estudio y tienen una banda con una música muy buena, nos gustaría hacer contacto con ellos. Una vez pasaron por Temuco y nos escribieron para tocar juntos pero nosotros no estábamos en condiciones de hacer un evento, nos habría encantado pero no pudo ser. Tenemos un amigo que nos quiere ayudar a mover para una gira por Europa, de salir adelante, estaríamos hablando del otoño de 2022.

Transcripción por María Guerrero Vega.