[crónica] August Burns Red + Wage War + Betraying the Martyrs en Madrid – Sala Caracol, 05/12/2018

Texto: Víctor Ciria
Foto: Giles Smith

De la mano de Route Resurrection, por fin tenemos una gira por nuestro país encabezada por August Burns Red. Para los que nos quedamos sin verlos en la gira en la que acompañaban a Heaven Shall Burn a principios de este año, esta era una genial oportunidad para quitarnos la espinita. Una noche de metalcore en la que estaban acompañados por los americanos Wage War y los franceses Betraying the Martyrs.

La noche comenzó con Betraying the Martyrs con la sala Caracol a reventar de gente. La banda parisina destaca por tener dos vocalistas y por introducir en su música metalcore partes sinfónicas, ya que uno de los vocalistas toca el teclado en directo. El sexteto (que apenas cabía en el escenario) no dio un segundo de respiro en la media hora que estuvieron sobre las tablas. La banda sonó excelentemente y ambos vocalistas estuvieron genial en su cometido. Acabaron su set, para sorpresa de todos, con un tema nuevo que no habían publicado todavía.

Con apenas 15 minutos de descanso, subieron al escenario Wage War. Los de Florida trajeron su metalcore melódico a Madrid con muchísima fuerza, desde el primer momento se les veía a gustísimo en el escenario y con un sonido genial como siempre en la Caracol. Tocaron todos sus hits, como Gravity en su faceta más popera, con un Cody Quistad espectacular a las voces melódicas, o Stitch para acabar, un bombazo que la sala disfrutó a más no poder. Todo un descubrimiento esta banda, ya que a pesar de tener un sonido tan repetido hoy en día, sonaron como un cañón y a la asistencia le encantó la actuación de los norteamericanos.

A eso de las 22:40 totalmente puntuales aparecieron en escena August Burns Red por primera vez como cabezas de una gira en España después de 15 años de historia, como nos recordó su simpático guitarrista JB Brubaker, como siempre tocando en chanclas. La banda comenzó con el tema que abre su último álbum ‘Phantom Anthem’, King of Sorrow, que cayó como una bomba en la fría noche madrileña. Da gusto ver tocar a bandas tan técnicas y con esa facilidad, desde el minuto uno sonando de lujo y con todos los miembros totalmente enchufados.

El vocalista Jake Luhrs estuvo espectacular durante todo el concierto, incluso atreviéndose a hacer otro tipo de voces que no se le oyen hacer en los CDs, siempre apoyado por el bajista Dustin Davidson que hace los guturales más agudos (se pueden identificar fácilmente en las grabaciones). Es de destacar la peligrosa práctica que realizaba Luhrs con el micrófono de lanzarlo continuamente como si fuera un látigo y recogerlo con el cable sin pararse a observar al público de las primeras filas temiendo por su vida, además de sus bailes, como si en un club de baile latino estuviera.

El set consistió en temas de prácticamente todos sus discos, dando mucha más importancia a su nueva publicación que está cosechando muchísimos éxitos. Después de un pequeño descanso, volvió a escena el batería Matt Greiner para realizar un solo que dejó a la sala boquiabierta, y a él como si se hubiera metido en una piscina de sudor. Una vez terminó el solo, la banda volvió para interpretar los dos últimos temas, Fault y White Washed.

Un show de 5 estrellas con el que me quedo con muchas ganas de volver a ver a August Burns Red, una banda que, pese a su juventud, llevan ya 7 álbumes a sus espaldas y 15 años subiéndose a los escenarios, convirtiéndose así en una de las bandas más respetadas dentro del género.