[crónica] Paradise Lost + Lucifer en Barcelona – Sala Salamandra, 05/11/2015

Texto: Iñigo Dominguez Díaz
Fotos: Iñigo Dominguez Díaz

Hablar de Paradise Lost es evocar los inicios del death-doom de finales de los ochenta cuando junto con Anathema y My Dying Bride, nos brindaron una nueva perspectiva desde la que disfrutar del metal extremo. Desde entonces muchas cosas han cambiado y han flirteado con estilos más suaves y han añadido muchas influencias del gothic y del progresivo, que no han hecho sino evolucionar y mejorar con el tiempo la música que ofrecían a sus fans.

Como amante del género, ésta era una de las giras del año para mí así que no falté a la cita con los británicos, con los que tenía ganas de disfrutar de su música en directo. No me defraudaron, incluso superaron con creces las expectativas iniciales y puedo decir que la noche vivida en la Salamandra es sin duda una de las mejores veladas a las que he tenido ocasión de asistir este año. PARADISE LOST dieron un recital y nos hicieron disfrutar a todos los niveles; hubo tiempo para momentos contemplativos, otros más lúdicos y movidos, emotivos y también porque no, para los más agresivos con mosh pit incluido.

LuciferA Paradise Lost les acompañaban en esta ocasión los británico-germanos LUCIFER, una banda de reciente creación con un único disco homónimo en el mercado y que se mueven entre el stoner y el doom muy tradicional, con mucha influencia de Black Sabbath pero con voz femenina al frente.

De propuesta y escenificación sencilla, con luz tenue, saltaron a escena a presentar su disco y mostrar el potencial que tienen. Si bien la propuesta era de inicio un poco fría, poco a poco y gracias al encanto de su vocalista Johanna Sadonis, fueron metiéndose al público en el bolsillo. Descargaron los temas de su único LP con soltura al inicio aunque fueron diluyéndose poco a poco hacia el final, sobre todo su cantante que hacia el final del concierto se la notaba la voz un poco floja. El balance global en cualquier caso fue bueno gracias a la actitud mostrada y se despidieron entre aplausos de los pocos congregados para escuchar su directo.

Inmediatamente después la sala comenzó a llenarse y la gente fue posicionándose como si de alguna manera todos intuyéramos que lo que se nos venía encima era un gran momento que vivir. Después de un alargado cambio de escenario, en el que volvieron a calibrar una y otra vez los instrumentos, acabaron saltando a escena Nick Holmes y los suyos mientras comenzaban a sonar las primeras No Hope Insight, canción con la que se inicia The Plague Within, el nuevo álbum de los británicos y que funcionó como preludio de lo que sería la noche.

Sonido atronador, potente y con el que la banda ya se ganó a la audiencia. Inmediatamente después primer recuerdo al pasado con uno de sus grandes clásicos Widow, que no hizo otra cosa que ir calentando el ambiente y mostrando lo en forma que está la banda. Paradise Lost

Siguieron con otro clásico pero está vez en un registro completamente distinto, The Painless de su aclamado álbum Gothic¸ en el que las voces femeninas pregrabadas deslucieron un poco el resultado final, pero qué duda cabe que la interpretación de Nick lo solventó con creces. Al poco de acabar Nick se dirigió al público para comentar que venían a presentar su nuevo disco del que tocarían muchos temas y que tal vez a alguno le pareciera un show flojo. Este y otros comentarios del resto de la velada (siempre muy breves) los hizo con ese humor negro que caracteriza a los británicos y que tan fácil es de digerir y entender. Me pareció un gran front man, sobrio como la banda pero nunca distante del público, un equilibrio difícil el que ha alcanzado Nick.

Después de este anunció cayó Terminal, de su nuevo disco, pero como si de un interludio se tratara y Nick no pudiera cumplir su palabra, de nuevo cayeron dos de sus grandes clásicos, Erased de su época gótica comercial, que a pesar de ello fue uno de los grandes momentos de la noche, y Praise Lamented Shade, de su más reciente Requiem, que no le fue a la zaga. Con Victim of the Past volvieron a The Plague Within, un tema que sin contemplaciones camina entre el gothic más comercial del inicio y el doom más tradicional, con un gran riff de guitarra central que Gregor Mackintosh ejecutó como si nada.

Mención especial merece la actuación de Greg, demostró lo excepcional guitarrista que es, en éste y todos los temas. Fue una gran recital el que nos ofreció a pesar de que el volumen de su guitarra estuvo muchos ratos a un nivel un poco bajo. A continuación rescataron del Draconian Times, Enchantment que funcionó a la perfección como engaño para lo que después aconteciera, por lo pausado y emotivo del tema sobre todo en su parte final. Nada más terminar, Nick anuncia que tocaran la canción más rápida y la más lenta de The Plague Within seguidas.

Paradise LostFlesh From Bone, a fe que sorprendió a más de uno e incitado por Nick formó un mosh pit bien merecido para conmemorar el tema ya que es de lo más extremo que han escrito en los últimos tiempos, con mucha influencia del death tradicional. Impresionante el momento vivido y para relajar los ánimos la anteriormente anunciada Beneath Broken Earth, puro doom metal machacón y depresivo, que demuestra la amplitud de registros y la gran momento creativo que vive la banda.

Ya estábamos hacia el final del concierto y para alegrar la noche, como bien dijo Nick, tocaron As I Die, canción con la que hicieron vibrar al respetable que no se cansaba de apoyar a la banda en cada uno de sus clásicos. Para terminar su primer bloque, Requiem uno de sus clásicos recientes y que sirvió de perfecto colofón final del grueso de su actuación.

Una breve salida y casi sin dar tiempo a que el público reclamara su presencia, PARADISE LOST volvieron al escenario de la Salamandra para poner la guinda al pastel de la gran noche que se estaba viviendo. Eligieron uno de los temas más grandilocuentes de The Plague Within, Return To The Sun, que sonó a la perfección. Faith Divides Us – Death Unites Us, se intercaló para deleitar nuestros oídos con el que sería el último elegido de los nuevos para presentar An Eternity of Lies, que de nuevo nos introdujo en la atmósfera un poco más doom y dura que posee el nuevo disco, que por cierto es excelente y posee temas que seguro se convertirán en clásicos de la banda.

Con este tema de nuevo sonaron voces pregrabadas que Nick intentaba tapar, fue el pequeño fallo del concierto como ocurrió con algún tema anterior. Pusieron punto y final a su actuación con Say Just Words, otro de los clásicos de su época más gótica comercial de finales de los noventa que como era de esperar hizo saltar y botar al público como si ya no hubiera habido una hora y media anterior de concierto.

Gran noche la vivida en Salamandra con Paradise Lost, que reventaron el escenario, al público y todo lo que se les puso por delante. Ni un pero a la actuación salvo los pequeños detalles comentados y ni que decir tiene que la actitud de la banda fue de diez, ejecutando cada tema a la perfección y contactando con el público mediante una sobriedad bien calculada y meditada. Para quitarse el sombrero antes ellos.

Setlist PARADISE LOST

  1. No Hope in Sight
  2. Widow
  3. The Painless
  4. Terminal
  5. Erased
  6. Praise Lamented Shade
  7. Victim of the Past
  8. Enchantment
  9. Flesh from Bone
  10. Beneath Broken Earth
  11. As I Die
  12. Requiem

Bis:

  1. Return to the Sun
  2. Faith Divides Us – Death Unites Us
  3. An Eternity of Lies
  4. Say Just Words

 

Setlist LUCIFER

  1. Anubis
  2. Abracadabra
  3. Sabbath
  4. Purple Pyramid
  5. White Mountain
  6. Morning Star
  7. Izrael

PUEDES VER TODAS LAS FOTOS AQUÍ:

PARADISE LOST + LUCIFER EN BARCELONA