[review] Lacuna Coil – Delirium

Por Nekrokosmos

Cristina Scabbia – Voz
Andrea Ferro – Voz
Marco Coti Zelati – Bajo, guitarra, teclados
Ryan Blake Folden – Batería, percusión
Diego Cavallotti – Guitarra

The House of Shame
Broken Things
Delirium
Blood, Tears, Dust
Downfall
Take Me Home
You Love Me ‘Cause I Hate You
Ghost in the Mist
My Demons
Claustrophobia
Ultima Ratio

Lo admito, soy un fan de la primera época de la banda donde en realidad tenían algo interesante que decir, pero sus lanzamientos en la última década hicieron que perdiera interés total en ellos. Un importante cambio de formación (sus dos guitarristas y el batería se marcharon antes de la grabación del nuevo álbum) auguraba cambios, y aunque el dúo Scabbia/Ferro siempre me pareció sobresaliente en lo vocal, como banda no me aportaban nada nuevo. Gracias por hacerme cambiar de opinión en este “Delirium”.

Luego de discos de rock totalmente pasados por agua y ultra accesibles, escuchar el single “The House Of Shame” que abre el álbum es una explosión de sorpresa en la que Andrea Ferro no escatima en growls, y en la que Cristina Scabbia vuelve a ese sonido tan atrapante y misterioso que le hizo un nombre en la escena gótica en primer lugar. Lo mejor de todo es que la banda no remueve en su pasado para apelar a la nostalgia de sus primeros fans, sino que se trata de un sonido actual que bien puede estar a la par de bandas como Fear Factory o unos actuales Epica (obviando las grandes diferencias de estilo).

Otro de los puntos fuertes del álbum es lo sólidas que son todas las canciones del álbum y no solo los singles. Mientras que la mayoría espera 3 canciones buenas y mucho relleno, singles como la propia “Delirium” pueden ponerse a la par de temas como “Downfall” o “My Demons”. Se trata de un disco temático basado en un manicomio abandonado de Milán (Italia), y la oscuridad no se queda solo en las letras, sino que las 11 canciones de este álbum respiran un halo negro tenebroso a la par que interesante. Atrás quedaron los experimentos azucarados de “Dark Adrenaline” o “Shallow Life”.

Quizás tenga mucho que ver con el cambio de una base tan importante en cuanto a la composición (repetimos: dos guitarras y el batería) o que también han sabido dejarlo todo en manos del mejor productor que han tenido hasta la fecha: su propio bajista Marco Coti Zelati. Si en “Broken Crown Halo” nos desvelaban un giro hacia el cinema score, en este nuevo “Delirium” llevan el concepto de teatralidad un paso más adelante. Fácilmente uno se puede proyectar en la cabeza una película sobre lo que tienen que contarnos los italianos en este su octavo álbum de estudio. Resulta gracioso que recurran a partes de metalcore o nu-metal en ciertas canciones como “Ghost In The Mist”, pero son mínimos detalles que no esconden la verdad: un disco cuidado haciendo algo muy simple que siempre han tenido dentro.

Se han redimido con sus fans y con la escena, y quizás todas esas personas que han empezado a seguirlos desde hace 5 años o menos estén algo desorientadas en estas nuevas canciones, pero era lo que les hacía falta para salir del bache. Es muy pronto aún para evaluar lo aportado por las nuevas piezas de esta formación, pero se agradece que vuelvan a usar teclados para crear un ambiente tétrico en lugar de esconder carencias técnicas. Un disco coherente que puede posicionarse en lo mejor de su carrera musical sin dar vergüenza ajena.

header brush goetiamedia